jueves, 2 de abril de 2020

El Heredero de Rafael Tarradas Bultó


Un majestuoso landó avanza en dirección a la imponente finca de los Marqués. Con tan solo siete años, la pequeña Josefa entra a trabajar como sirvienta en la casa, incapaz de imaginar cómo su presencia cambiará para siempre la historia de dos poderosas familias.

Treinta años más tarde los Marqués se ven abocados a huir de su casa y abandonar su más que acomodada posición social. No serán los únicos, pues los Sagnier habrán de exiliarse y otros, como Antonio, pobre pero idealista, intentará dar un giro a la sociedad. Todos ellos, defendiendo sus ideales, son ajenos al caprichoso destino que los une mediante un poderoso lazo y un asombroso secreto.

Barcelona, San Sebastián, Madrid, Gijón, o Teruel son los escenarios de esta fascinante historia de amor, coraje, lealtad y traición, basada en hechos reales, que nos revela cómo en un mundo donde la lucha por la supervivencia hace aflorar lo peor del ser humano el amor es una fuerza poderosa capaz de hacernos superar las mayores adversidades.

El autor:



Rafael Tarradas Bultó (Barcelona, 1977) estudió Diseño Industrial en la Universidad Autónoma de Barcelona y actualmente trabaja en el sector de la comunicación en Madrid. Además de su interés por el arte y el deporte, es un apasionado de la historia de los siglos XIX y XX. Cuando no está leyendo sobre la materia le gusta escribir en su retiro del Valle del Tiétar, Ávila.






Mi opinión:

Empiezo por comentar que ni con la portada o cubierta ni con el título, nos podemos hacer una idea de lo que nos vamos a encontrar al abrir el libro. Si es lo que se pretendía, desde luego, lo han conseguido.

La historia que se nos plantea es la de dos familias a las que les cambia la vida al estallar la guerra civil, y los acontecimientos que cada uno de ellos tiene que vivir, es muy buena.

Los perfiles que hace de cada uno de los personajes son magníficos. Es una novela coral, por lo que son muchísimos los que van desfilando a lo largo de la lectura, algunos de ellos, se quedarán para siempre en nuestro recuerdo aunque no sean los protagonistas.

En mi caso, Ana Argüelles, duquesa de Riosgrandes, abuela de Inés, Mercedes García, mujer golpeada por la vida, luchadora incansable y con una bondad innata, y María Ceballos, que pasa de señorita a dueña de una casa de tolerancia, son tres personajes, tres mujeres diferentes, que me han entusiasmado y que darían, cada una de ellas, para una novela.

Otro tema que cabe destacar es la ecuanimidad del autor al relatar las vicisitudes de la guerra y dejar claro que, ante una contienda de estas características, las maldades y las bondades se hacen en los dos bandos, que la mayoría luchaba en la zona que le había tocado, con independencia de sus ideas, y que esas ideas se fueron evaporando según fueron asumiendo la dureza de lo que estaba ocurriendo.

Según ha declarado el propio autor «Tengo una posición bastante imparcial. Tengo familia que luchó en el bando republicano y otra en el nacional. Ni siquiera eso me puede condicionar. La Guerra Civil dividió al país por la mitad y la mayoría de la gente no pudo elegir el bando: si estabas en Zaragoza eras nacional, si estabas en Barcelona eras republicano. Hubo quien tuvo la suerte de tener dinero y salir de España, pues fueron cuatro. Pensar que los que quedan en un bando son malos y los que quedan en el otro son bueno es un pensamiento demasiado simplista.»

No he sabido hasta el final del libro que está basado en hechos reales y que la mayoría de los personajes han existido aunque el autor haya matizado sus historias, según le ha convenido. Comenzó a dar forma a las anécdotas que le contaba su abuelo y buscó en las casas familiares, en los archivos, hasta conseguir tener el puzle completo para elaborar su novela.

La guerra civil es otro de los protagonistas de la historia y es aquí donde yo pongo mi «pero»: es muy difícil enlazar el contexto histórico con lo que se quiere contar para que no parezca que estamos ante una lección de un libro de texto y, en algunas ocasiones, eso es lo que me ha parecido. Se recrea demasiado en episodios de la guerra civil, los extiende en exceso, haciendo la lectura un poco espesa.

Hay muchas casualidades, demasiadas, pero visto lo que nos está tocando vivir, ya no me atreveré a decir nunca que no me parece real algo, porque seguro que me equivoco.

Es, en mi opinión, una buena historia a la que le sobran doscientas páginas.

Almudena Gutiérrez

martes, 31 de marzo de 2020

Recuérdame de Mario Escobar


Una novela tremendamente humana y real, que describe las peripecias de un grupo de niños en un barco hasta su llegada a México, acogidos por el gobierno de Cárdenas. Los «niños de Morelia» fueron un grupo de 456 menores de edad enviados desde España a México en plena Guerra Civil. El Comité Iberoamericano de Ayuda al Pueblo Español realizó las gestiones para sacar a los niños del país, y los niños tuvieron que viajar en condiciones muy duras durante una larga travesía hasta el puerto de Veracruz.

Los pequeños Marco, Isabel y Ana viven en Madrid, corre la primavera del año 1937 y la ciudad, que sufre continuos bombardeos, está a punto de rendirse ante las tropas de Franco. Los padres de los niños se debaten entre la duda de sacar a sus hijos de la ciudad o mantener a la familia unida.Francisco, el padre, se ha enterado de que el presidente Manuel Azaña está organizando la salida de casi medio millar de niños del país junto con el Comité Iberoamericano de Ayuda al Pueblo Español.Tras un azaroso viaje hasta Burdeos y la lucha de Francisco para que los niños logren embarcar en la expedición, el Mexica sale del puerto el 27 de mayo, pero los peligros del viaje no han hecho más que comenzar.

El autor:


Mario Escobar, novelista, historiador y colaborador habitual de National Geographic Historia, ha dedicado su vida a la investigación de los grandes conflictos humanos. Sus libros han sido traducidos a más de doce idiomas, convirtiéndose en bestsellers en países como los Estados Unidos, Brasil, China, Rusia, Italia, México, Argentina y Japón. Es el autor más vendido en formato digital en español en Amazon.

Mi opinión:

Estamos ante una novela de las que no se olvidan. En ella se relata un hecho histórico, muy poco conocido, aunque las vivencias de estos niños podrían ser extrapolables a cualquier conflicto en el que se convierten en los grandes sufridores de la contienda.

Un título que al autor le regaló su mujer, a la que le preguntó qué le diría a un hijo si pensase que no le iba a volver a ver y ella le respondió «recuérdame».

Una historia cruda y a la vez conmovedora, que Mario Escobar ha sabido modelar para unir magistralmente la verdad, el sentimiento, la tristeza, la añoranza, la impotencia y, sobre todo, el amor.
También es importante dejar claro que no es una novela más sobre la guerra civil, relata la historia de unos niños que sufrieron el exilio y el abandono, contada desde su perspectiva infantil y adolescente. Narrando realidades que no gusta ver plasmadas en papel, pero que son un pedazo de nuestra historia, la historia de una guerra entre hermanos y una dictadura posterior en la que se creyó la existencia del «gen rojo», que había que doblegarlo o exterminarlo, así de fuerte.

Mario Escobar nos regala una lección de Historia pero tan bien novelada que no tenemos la sensación de estar ante una historia real hasta que cerramos la última página.

Ha sido una maravilla de lectura. Muy recomendable.

Gracias a Laura Torrado de Harper Collins Ibérica.
Almudena Gutiérrez


PASAR PÁGINA NÚMERO 27




lunes, 30 de marzo de 2020

Rata de dos patas




¡Si es que la culpa fue mía!

¿Quién me mandaba preparar un bizcocho?

¡Encima me sobraban unos kilitos! ¡Ay, es que el dulce me puede!

¡Y solo se me ocurre a mí pedirle a mi marido que pasara a preguntarle a la nueva vecina si tenía un poquito de levadura!

Pues la nueva vecina es muy simpática, me dijo al volver. Debe de ser deportista porque iba vestida con uno de esos tops de gimnasia y unos pantaloncitos y estaba sudando. Es muy delgadita.

Muy delgadita, muy delgadita… ¡Una lagarta es lo que es! En dos meses me robó el marido y ahora lo tengo de vecino.

Durante este último año he hecho lo imposible para no coincidir con ninguno de los dos en el rellano. Siempre observando a través de la mirilla para no correr el riesgo. Tampoco he salido al balcón, solo cuando sabía que estaban fuera de casa. Un día estuve a punto de cruzármelos por la calle. Menos mal que me di cuenta a tiempo y pude esconderme detrás de una furgoneta aparcada.

Ella se pasa el día en el gimnasio y parece que le ha contagiado a él ese vicio insano por el deporte ¡Ojalá se tuerzan un tobillo!

Uno de esos días en los que vigilaba por la mirilla los vi salir. Ella hecha un suspiro, con sus leggins y su top; el ombligo al aire. Y él con un pantaloncito corto ajustado que le marcaba el paquete y dejaba al aire sus piernas blancuzcas y peludas. Cuando pasó junto a mi puerta, sin mirarla, sacó el dedo corazón de su mano derecha y lo puso a la altura de mi ojo. ¡Será cretino!

Ahora que están siempre en casa, ocupan casi todo el tiempo en hacer deporte. Lo sé porque las paredes son muy finas y, si pegas la oreja, puedes escuchar perfectamente todo lo que ocurre al otro lado. Reconozco que la primera vez que los oí jadear pensé que estaban… ya sabes: follando. Pero luego me acordé de cómo es mi Paco en la cama y me di cuenta de que debían de estar haciendo alguna de sus estúpidas tablas de gimnasia. Además, por detrás se escuchaba una voz  que iba diciendo cosas como ¡talón! o ¡dame dos y chasse! por encima de una música hortera que se ha convertido en la banda sonora de sus vidas porque la tienen puesta a todas horas.

Yo también tengo banda sonora.

Antes del coronavirus esperaba a que los dos salieran de casa para enchufar a todo volumen el Rata de dos patas, de Paquita la del barrio. Ufff, no sabes cómo me ayuda esa canción a eliminar pulsiones agresivas. Ahora, desde que estamos confinados, la tengo que escuchar con cascos. Me da miedo empezar a cantarla en voz alta y que me oigan, que ya te he dicho que estas paredes son de papel.

Maldita sanguijuelaaaaa, maldita cucarachaaaa, ¡ay, qué bien me sienta este temazo!

Pero lo que peor llevo es lo de los plausos de las 8. ¡Que los tengo al lado! Ahí, los dos juntitos, dando palmas. No los veo porque me oculto detrás de las jardineras, pero bien que los oigo. Ella parece que llevara el ritmo, como si estuviera en clase de aerobic.

El otro día la oí toser. No una tosecilla, no. Una tos de esas que te arranca el alma. En cuanto se metieron dentro de la casa, colé la cabeza en su balcón para cerciorarme de que era ella y no mi Paco quien tosía, que si se muere ahora, como todavía estamos casados, seguro que me toca todo el papeleo. Vi los shorts y el top de la lagarta tendidos en el terrazo, deben de ser una talla XXS. Juraría que cuando se mudó al edificio llevaba una S. Tanto deporte no es bueno. «Entrenó y entrenó y solo de ella esto quedó.»

Hace tres días que no salen al balcón a aplaudir y la ropa sigue ahí. Las luces de la casa están apagadas y, la verdad, no creo que se hayan ido al gimnasio.
Yo no le deseo mal a nadie, pero…

Rata de dos paaaataaaaaas…

Mónica Rouanet



lunes, 23 de marzo de 2020

Carta a un niño que acaba de nacer




Querido bebé:

Acabas de nacer y has llegado en un momento complicado, a un mundo diferente, convulsionado por un virus que desconocíamos y que ha puesto del revés nuestra forma de vida.

No te preocupes, lo más importante para ti, tus padres, están contigo, piel con piel, queriéndote desde que te han visto, e incluso desde mucho antes.

Lo que está ocurriendo va a impedir que veas a tus abuelos, es una pena, pero no te preocupes, ellos se consuelan con las nuevas tecnologías, ya les han hecho una vídeo-llamada para que te conozcan y tu cara se les ha quedado grabada para siempre.

Tu papá te hará un vídeo para enviar a toda la familia y al grupo de amigos, para presentarte, y se alegrarán de recibir vida en estos momentos tan difíciles. Sí, bebé, tu traes vida, esperanza y amor.
¿Por qué digo esto? Porque todos estamos remando juntos, porque nos hemos dado cuenta de lo importante, o eso espero, porque este frenazo se tiene que convertir en el impulso para que crezcas en un mundo mejor.

Tu mamá no tiene flores ni bombones, porque la tienda cercana al hospital está cerrada, pero está recibiendo por wasap los ramos virtuales más variados, enviados con el mismo cariño.

El personal sanitario está volcado con vosotros, sois un soplo de aire fresco, vuestra planta del hospital está llena de sonrisas y las enfermeras te han regalado un globo coloreado que han hecho con un guante quirúrgico, uno solo, porque no pueden desperdiciar material.

Deseo de corazón que, cuando tengas edad de leer esta carta, esta pesadilla sea un recuerdo del que hayamos salido fortalecidos, y te hayas convertido en un niño sano que nació en un momento diferente pero, sobre todo, deseo que seas un niño feliz.

Un beso muy grande, bebé.

Almudena Gutiérrez



lunes, 16 de marzo de 2020

Café, letras y sueños.




Es solo una taza de café, pero es mi fiel aliada a la hora de despertar mis sentidos cada mañana. Mantenemos un dialogo cargado de silencios y cargado de respuestas. Ella escucha y las palabras se convierten en deseos. Deseos que surgen de las mismas entrañas, aquellas de las que Bécquer aseguró haberse arrancado un amor. Sujeto la taza de café firmemente mientras recibo su calor. Le pido en silencio que me siga llevando hasta ellos, hasta mis personajes, esos que almaceno en el mismo lugar del que surgen los deseos. Le pido más, le pido fidelidad, la suficiente para poder navegar cada día por mi caos particular de comas, puntos, puntos y comas y puntos suspensivos; le pido poder crear… para poder ser y para poder creer. Y así, como el que no quiere, le hablo de historias, de las que me gustan.

Incluyo un guiño por cada sueño. Uno para los que se perdieron por el camino —no podía ser de otra forma—, otro para los que fueron madurando en la más absoluta intimidad, otro para los que siempre estuvieron y permanecen intactos, aunque con más intensidad. Son los que tienen una coraza indestructible. Están vivos y frescos. Son los que están cerca, los que casi…, los que me arrancan una sonrisa cada mañana aunque haya tormentas, muchas de ellas mientras acaricio el teclado.

Café y letras. Café y sueños.


Maite Ruíz Sarmiento





lunes, 9 de marzo de 2020

DEJA QUE HABLEN de Marisa Sicilia






— ¡Jesús! Pasa el plato de jamón, que los demás también lo queremos probar.
—Sí, hombre, a ti te lo voy a dar. ¿Quién lo ha cortado? Haber colaborado como hemos hecho los demás.
— ¿Tú? ¿Tú has colaborado? Habrá sido para servirte el jamón.
— ¿Te parece poco?
—Qué cabrón —soltó Andrés, su cuñado, mientras Javi, uno de los pequeños de la familia con solo seis años, le reía la gracia.
—No sufráis, que hay jamón para todos —terció Teresa dejando dos platos más sobre la mesa.
—Dejad ya de sacar comida y venid a sentaros —dijo Lucía, una de las nueras.
—Enseguida. Vosotros id comiendo.
—Es que es muy injusto, ¿a que sí, tía? —saltó Nuria—. ¿Por qué tienen que ser siempre las mujeres las que sirvan la mesa y las que cocinen mientras los hombres se quedan sentados?
—Pues no veo yo que tú te muevas mucho —dijo Jesús que, además de cuñado de Andrés, era el padre de Nuria.
—Ya —dijo Nuria risueña—, pero lo hago por eso: para no perpetuar los roles. ¿A que sí, abuela? ¿A que tú me entiendes?

—Dejad a la niña que bastante tiene con estudiar —respondió Pilar, la abuela, haciendo hueco en la mesa para una bandeja de hojaldres rellenos de gambas.
— ¿Y por qué a Carlos y a Vero no les decís nada? —preguntó Nuria señalando a su primo y a su hermana menor.
—Eso, echad una mano —dijo Jesús.

Los primos estaban con el móvil, pasándose fotos e intercambiando likes.

—Venga, vamos a ayudar —propuso Carlos—. ¿Qué hay que hacer, abuela?
—No hay que hacer nada. Sentaos a la mesa y empezad a comer.
— ¿Ves? —dijo Vero mirando a su padre.
—Pero si aún falta Raúl.
—Raúl llegará tarde. Como si no lo conociéramos. Vosotros comed, que ya comeremos los demás.

El timbre sonó y Pilar apresuró a los nietos.

—Mira, si antes hablamos… Anda, id a abrir, que seguro que es vuestro tío.
Los dos echaron a correr pasillo adelante. Ganó Vero.
—¡¡Tío!!
— ¡Sobrina!
—El que faltaba —dijo Jesús cuando Raúl y su penúltima pareja entraron en el salón—. Lo que te gusta hacerte de rogar.
—Yo a destiempo, ya me conoces.

De los tres hijos de Pilar, Raúl era el menor y el único que no le había dado nietos y, quizá por eso mismo, el favorito de los sobrinos y el que más caso les hacía.

— ¿Cómo andamos, Francisca? —dijo acercándose a la anciana que, silenciosa y encogida, presidía la mesa.
— ¿Por qué la llamas así? —protestó Teresa—. Es tu abuela.
—Pero si a ella le gusta, ¿verdad, abuela? —rectificó Raúl un poco arrepentido. Ese día se juntaban veinte personas en casa de su madre. Todos familiares directos. No quería que ya, tan pronto, empezaran a saltar las chispas.

Le dio un beso y Francisca se fijó en él. Su rostro arrugado se iluminó con una sonrisa.

—Raulito…

Raúl rio, como si aún fuese el niño al que su abuela le perdonaba las trastadas. Francisca tenía noventa años, todavía conservaba la lucidez, pero había ido perdiendo energía mes tras mes. Se quedaba ausente con frecuencia, cuando se levantaba tenía miedo de caerse, confundía los tiempos y a veces le ocurría que no sabía si era la hora de acostarse o acababa de levantarse.

En parte por eso, Pilar había insistido tanto en aquella reunión. La familia había ido creciendo. Era complicado juntarlos a todos. Cuando unos no habían salido un fin de semana, otros tenían examen o habían quedado con los amigos. La excusa había sido el cumpleaños de Pilar, pero era lo de menos. Lo importante era que estuvieran todos juntos. Además de sus hijos y nietos, también estaba la familia de su hermana Carmen. Tenían otros dos hermanos que se fueron de jóvenes a Alemania. Durante algunos años regresaron con relativa frecuencia y traían con ellos a sus hijos. Pero ahora esos hijos, igual que los de Pilar, tenían su propia familia y nada los unía al país de sus padres.

— ¡Tío! —exclamó Nuria abrazando mimosa a Raúl cuando se sentó a su lado, mientras Ana, su pareja, se acercaba a la cocina a ver si necesitaban ayuda.

Pilar apareció repartiendo platos de langostinos a la plancha.

—Venga, que esto se enfría.
—Ay, no, pobrecitos —dijo Nuria poniendo la mano en el plato para que no le sirvieran.
—Pero si no es carne —insistió Pilar.
—Que no es eso. Son animales igual. No entiendes, abu.
—Déjala, abuela, que está tonta —dijo Vero—. Dámelos a mí.
— ¿Ahora también eres vegana? —preguntó Raúl con voz llena de asombro.
—Feminista, vegana y perroflauta. El lote completo —sentenció su tío Andrés.
—Vegana cuando quiere —dijo su padre—, porque el jamón bien que lo comes.
—Es que está tan rico… Intento ser fuerte, pero es muy difícil —se justificó Nuria.
— ¿Le pongo unos langostinos, madre? —preguntó Pilar a Francisca.

Francisca puso gesto de desconcierto. Pilar repitió la pregunta.

—Échaselos —dijo Carmen—. Yo se los pelo.

Su hija comenzó a pelarle los langostinos y Francisca se fijó en toda la gente que estaba sentada a la mesa. Eran muchos. Normalmente estaban ellas dos solas y su yerno, Carmen venía algunas tardes, también los niños. Bueno, los niños, ya eran hombres, como Raulito. Pero no sabía quién era aquel otro que hablaba tan fuerte, ni la mujer con un bebé en brazos, ni el pequeño que jugaba con unos muñecos mientras su madre —tenía que ser su madre—, una chica rubia, muy mona y muy fina, le partía una tortilla francesa y se la daba a trocitos. También reconocía a Teresa, a Juanjo, el hijo mayor de Carmen, y tras un instante de vacilación, identificó a la chica del pelo largo y el vestido muy corto. Era Nuria, la primera en nacer de los nietos de Pilar, la hija mayor de Jesús. Tan guapa, tan lista. Su bisnieta.

—De verdad que me interesa —decía Raúl conciliador—. Quiero entenderos. Piensa que venimos de una época que fue revolucionaria en cuanto a la integración de la mujer. Hubo avances en todos los campos, en el trabajo, en la política, en la universidad. Yo creía que ahora lo teníais más fácil y, sin embargo, hay más malestar que nunca. Toda esta radicalización, tanto hablar de visibilidad…
—Esta qué te va a explicar. Si solo se les da bien quejarse —dijo Andrés—. Pues no tenéis que espabilar ni nada, que le digan a tu abuela Francisca lo que es el feminismo. ¿Eh, abuela? ¿Usted qué piensa?

Francisca miró a aquel hombre que hablaba tan alto. Ya caía, era el marido de Teresa. Lo mismo por eso su nieta siempre andaba de mal humor y rara era la vez que no acababa discutiendo con la madre.

—Claro que se ha avanzado, pero no podemos conformarnos con esperar a que las cosas se solucionen solas porque no va a pasar —dijo Nuria, ignorando a su tío Andrés y centrándose en Raúl—. ¿Cómo va a ser radicalidad reivindicar una auténtica igualdad? ¿Cómo no va a haber malestar si no puedo salir de noche sin tener miedo de que me maten o me violen?
—Pero siempre va a haber delincuentes, canallas, violadores, asesinos… Eso no vais a cambiarlo ni vosotras ni nadie, está en la naturaleza humana.
—A lo mejor no, pero para empezar no estaría mal que la sociedad dejara de culparnos a nosotras y no a los auténticos responsables.
—Mira, en eso te doy la razón —dijo Julia, la chica que tenía cogido en brazos al bebé—. Y donde aún hay un montón de trabajo que hacer es respecto a la conciliación familiar, que mucho llenarse la boca, pero aquí las únicas que conciliamos somos nosotras.
— ¿Y qué quieres que haga si cada vez que aviso que voy a faltar me ponen mala cara? Y si dices que es por tu hijo es aún peor. Tengo que estar inventando excusas.
—Pues imagina nosotras. Gracias a que en el curro somos dos compañeras y nos echamos un cable la una a la otra, pero tengo montones de amigas que no han visto más salida que dejar de trabajar y otras muchas que no se atreven a quedarse embarazadas o que lo van dejando, dejando…
—Pero es que tanto cambio, tanto cambio… Los niños tienen que tener un hogar —dijo Tomás, el marido de Pilar—. No como ahora que ya no se sabe quién es el padre, quién es la madre…
—Tú come y calla —dijo Pilar pensando en Sofía, que estaba sentada en una esquina de la mesa y era la nueva pareja de su sobrino David. Sofía tenía dos hijos de un matrimonio anterior que no habían venido porque pasaban el fin de semana con su padre.
—Me callaré si me da la gana —protestó Tomás.
—Es que también hay que cambiar eso —dijo Nuria—. El concepto de familia. No hay un único modelo de familia, como no hay una única clase de amor. Hay que superar ideas preconcebidas y hacerlo desde el respeto.
—Me parece muy bien, pero a mí no me traigas más chicos a casa hasta que llegue el definitivo —dijo su padre—, porque anda que el de la semana pasada…
—Marcos es solo un amigo, papá, ya te lo he dicho. Además es gay.
—Pero como dices que hay tantos tipos de amor… Ya no sabe uno qué pensar.
— ¿No quiere más, madre? —dijo Pilar—. ¿Le traigo mejor un poco de sopa?

Francisca dijo que sí con la cabeza y al poco rato ya tenía el plato delante. Empezó a comer despacio. La mano le temblaba, pero si no llenaba mucho la cuchara conseguía no derramarlo. Dejó de prestar atención a las voces. La aturullaban, tanto ruido, tanta gente. Le gustaba oír a Nuria. Pilar le contaba cosas de ella. Que iba a la universidad, que había empezado a estudiar Derecho. Una bisnieta suya en la universidad. Si lo supieran en Villafranca…

Francisca había nacido en un pueblo de la Mancha, se crio entre viñedos y olivares. Tuvo una niñez dura, en plena posguerra, con el padre muerto, la madre y ella solas. Con catorce años se puso a servir. Fregaba los suelos de rodillas con un cepillo, una bayeta y un cubo. Cuando tenía la edad de Nuria, se casó con Sebastián, su primer y único novio. Estuvieron dos años hablándose, uno de ellos por carta porque a Sebastián le llamaron a quintas y le destinaron a Melilla. Le escribía unas pocas líneas con letra torpe que Francisca tardaba días en descifrar porque apenas sabía leer. Fue en el 46 y llegó intacta a la noche de bodas tras resistir todos los intentos de avance de él, tanto por las buenas como por las malas, porque sabía que si cedía ya no la respetaría.

—El mito del amor romántico es otra manipulación para condicionarnos y limitarnos —decía Nuria—. ¿Por qué una ruptura tiene que verse como un fracaso? ¿Por qué hay que aspirar a estar con la misma pareja toda la vida? Estaré si estoy a gusto, si los dos estamos a gusto, pero si no, adiós muy buenas. Y si estoy bien con dos personas a la vez, ¿dónde está el problema?
—Eso, libertad… Cachondeo —dijo Andrés.
—Pues lo que han hecho los hombres toda la vida —dijo Carmen, que en los años ochenta se enteró de que su marido tenía una querida. Se divorció para escándalo de la familia y los amigos que le decían que aguantase por sus hijos. Sus hijos ya eran hombres y su marido terminó casándose con la otra. Carmen se había quedado sola todo aquel tiempo. Bueno, sola no, tenía a Pilar que había respetado su decisión. Por aquel entonces, Francisca y Sebastián vivían en el pueblo y solo se veían durante los veranos.
—Di que sí —dijo Julia—. Tú aprovecha y diviértete que ya tendrás tiempo de cenar siempre el mismo postre.
—Tendrás tú queja —dijo su marido.
—Ay, hijo. Como cuando teníamos veinte años no es.
—Espera a que volvamos a casa y me lo cuentas.
—Eso, Juanjo, deja alto el pabellón.

En sus noventa años de vida nunca había hablado Francisca de lo que sucedía en la cama entre un hombre y una mujer. Antes no se estilaba y ahora no había nadie para oírla. Podía habérselo contado a Pilar, pero le daba reparo y bastante trabajo tenía ya con los nietos y el marido y el que le daba ella misma para andar entreteniéndola con cuentos más viejos que Calleja.

Cinco hijos había tenido sin que aquello le diera ni frío ni calor. La noche de bodas, después de tanta espera y tanto ruego, terminó en diez minutos. Después, en los primeros tiempos de casados, le pusieron un poco más de intención. Sebastián la perseguía en cuanto entraba por la puerta. Ella le esquivaba y se hacía la entretenida con la cena, con la plancha o la costura. Al final se dejaba convencer entre risas. Era la mejor parte, aquel juego del sí pero no. Luego todo volvía a acabar sin que le diera tiempo a enterarse y Francisca se quedaba con ese algo insatisfecho, despierta y desvelada, mientras Sebastián se echaba a un lado y al rato ya roncaba.
Después vinieron los hijos y se le quitaron del todo las ganas, pero él insistía, insistía… Si hubiese sido como hoy en día, con la píldora, las cosas que aprendías con la televisión, tanto como se sabía, pero por aquel tiempo Francisca solo podía pensar que por un rato de gusto —de gusto para él— luego tenía que estar nueve meses con el vientre hinchado, partirse en dos para dar a luz y penar todos los días por sacar a las criaturas adelante. Cuántas noches sin dormir por las calenturas, cuántos pañales que lavar, la leche que se le cortó cuando Pilar tenía cuatro meses, Miguelín, que murió de meningitis a los dos añitos, Carmen, que nació prematura y era igual que un gatito y tuvieron que criarla entre algodones y las vecinas iban a verla y decían que para que se quedara como un vegetal mejor que se la llevara Dios…

—Es igual que la dependencia. Todas las horas que las mujeres dedican a cuidar de personas mayores, de los discapacitados… ¿Quién lo haría si ellas no se ocuparan? ¿Por qué no tiene ningún reconocimiento a la hora de cotizar en la Seguridad Social? Porque tradicionalmente el trabajo de la mujer no se valora.
—También hay hombres que cuidan —dijo Raúl.
—No compares. ¿Cuántos hombres? ¿Uno por cada diez mujeres? ¿Dos por cada cincuenta? Ni eso.
—No tengo las estadísticas.
—Búscalo en Google —dijo Andrés—. Pon feminazis, a ver qué te aparece.
—La abuela Pilar, por ejemplo —insistió Nuria—. Si ella no se ocupara de la abuela Francisca, el Estado tendría que pagarle una residencia. ¿O la iban a dejar tirada en la calle con noventa años?
—Le he dicho un montón de veces a tu madre que se venga una temporada conmigo —dijo Carmen dirigiéndose a Raúl—, pero tiene que ser lo que ella diga. Ahora, que yo se lo tengo dicho a mis hijos, cuando no pueda valerme por mí misma me voy a una residencia.
— ¿Qué habláis ahora de residencias? —cortó Pilar entrando con el asado.

Tuvieron dos hijos más, dos varones, Ramiro y Nicolás. Los dos se marcharon a Alemania a finales de los sesenta. En el pueblo no había trabajo, las chicas acabaron tirando para Madrid, primero Pilar y enseguida Carmen. Sebastián y ella se quedaron en el pueblo. Hasta que él murió con setenta y cinco años, Francisca no supo lo que era tener dinero propio. Cualquier gasto, un arreglo en la casa, una ayuda para sus hijas, un regalo para los nietos, tenía que pedirle el dinero a él. Discutían mucho por eso en los últimos tiempos. No es que fuera malo, pero se volvió avaro. Eran los noventa y seguían viviendo como en los cincuenta, comiendo cocido a diario y cenando pan con un trozo de queso. Cuando le ingresaron la pensión de viudedad —una miseria porque los jornales del campo cotizaban lo mínimo, pero el primer dinero del que no tenía que dar cuentas a nadie—, se compró un abrigo porque llevaba veinte años con el mismo.

No era malo, no, Sebastián. Trabajador, cabal, hombre de su casa, que no paraba en los bares ni se metía en querellas. Ella le preparaba la ropa, tenía la comida a punto, le insistía los domingos para que se diese un baño porque le gustaba poco el agua y se lavaba como los gatos. Tuvieron una época mala, cuando los niños eran chicos y ella le rehuía porque no quería volver a quedarse embarazada, le daba la espalda y él estaba de mal humor y discutían por cualquier cosa. Al final, Francisca cedía y Sebastián estaba unos días más contento. Traía alguna golosina para los niños, andaba zalamero con ella, pero a Francisca aquellos mimos le dejaban un regusto amargo.

Luego su suegra enfermó. Una parálisis la dejó en cama. Los hermanos de Sebastián se habían ido a la ciudad. Solo quedaba ella. Sus suegros se mudaron a su casa. Hubo que dejarles una habitación. Francisca lavaba y cambiaba a la madre de su marido, le curaba las heridas, atendía al suegro. Sebastián dejó de insistirle y se aguantaba si la camisa que pensaba ponerse no estaba planchada.

Cuidó de ellos hasta que fallecieron. A su madre no. A ella no hizo falta cuidarla. Murió joven, tanto que no llegó a conocer a su primera nieta. Andaba mala y no quería ir a los médicos. Francisca se empeñó. Estaba de siete meses cuando consiguió convencerla, subirla al autocar y llevarla a la ciudad. Aún se acordaba del gesto del doctor cuando preguntó si no la había acompañado su marido. Tenía un tumor en el páncreas. A su madre no se lo contaron. Francisca no tuvo el valor de decírselo, se quedó como atontada, sujetándose la tripa como si la criatura fuera a escapársele si la soltaba. Volvieron al pueblo calladas, cogidas de la mano. Murió un mes más tarde. Francisca siempre pensó que su madre adivinó desde el principio que le quedaba poco tiempo.

—Pues no lo entiendo, tan modernas que sois para algunas cosas, ¿por qué no queréis que se legalice la prostitución? Se acabaría con las mafias, tendrían derecho a pensión, revisiones sanitarias, más controles…Si son ellas las que lo piden. No sois coherentes. ¿No decís que cada una puede hacer con su cuerpo lo que quiera?
— ¡Pero es que no es así! —clamó Nuria—. La legalización no acabaría con las mafias, seguiría existiendo explotación. No hay libertad para elegir, se trata de pobreza. ¿Quién ejerce la prostitución? Mujeres del este, africanas, latinoamericanas…
—Putas emigrantes que nos quitan el trabajo —dijo Andrés volviendo a hacerse el gracioso.
—No es un trabajo, es una degradación. No puede haber una ley que permita humillar a otro ser humano a cambio de dinero.
—Díselo a mi jefe —terció Juanjo.
— ¡Y al mío! —se unió David.
Las risas corrieron por la mesa, pero Nuria no rio. Era joven, se exaltaba, le dolía, se ponía en el lugar de esas mujeres y no podía controlar la náusea.
—Vale, legalicémoslo —dijo Nuria alzando la voz—, que sea una profesión y cualquiera pueda ejercerla, que les digan a las niñas en las escuelas que de mayores pueden ser prostitutas, que es un oficio tan bueno como cualquier otro. ¿Qué os parecería si os dijera que en lugar de estudiar Derecho me voy a hacer prostituta?
Andrés respondió primero.
—Si fueras mi hija te metía una hostia…
—Bueno, ya está bien —saltó Teresa volviéndose a su marido, mientras Carlos, el hijo de ambos, miraba al plato y pensaba en el momento en el que les dijera que era homosexual y, como otras veces, decidió que ese día podía esperar.
—Nuria, hija, ¿podríamos hablar de otra cosa? —dijo su padre.
—Si es que siempre tienes que liarla —recriminó el abuelo Tomás a Raúl—. Parece que disfrutas sacándola de quicio.
—Pero si solo estábamos charlando. Sois vosotros que no sabéis mantener una conversación.
—Anda que estarás orgullosa de que tu abuela te oiga hablar así. Como lo hagas igual cuando seas abogada… Te auguro un carrerón.
— ¡Dejad a la niña en paz! —exclamó Pilar.
—Escuchad… —comenzó Francisca, aunque apenas se la oyó. Tenía la voz atrofiada por la falta de uso.

—Callad, que la abuela quiere decir algo —pidió Carmen.
—Eso, escucha a los mayores —dijo Andrés—. ¿Usted qué dice, abuela? En sus tiempos no pasaban estas cosas, ¿verdad que no?

No sabía cómo empezar. Nunca había aprendido a usar las palabras. Creció en una época en la que te enseñaban —te obligaban— a callar. Nunca habló con su madre, apenas con su marido, poco más con sus hijas. No de las cosas importantes. Se callaban. Se lo guardaban para ellas.

—A mi padre lo mataron en la guerra —empezó con la voz cascada y baja—. Yo tenía ocho años y mi madre se quedó sola conmigo y con mis dos hermanos. El mediano murió en el 37 y al chico se lo llevó una hermana de mi abuela que no podía tener hijos y lo crío como si fuera suyo. Mi madre iba a espigar, a la vendimia, a recoger aceituna, a rebuscar cebollas. Había días que solo teníamos bellotas para comer y otras ni eso, ni un mendrugo de pan porque le daban lo peor del racionamiento, las judías llenas de gusanos y el pan mohoso. Teníamos que limpiarlas y coger las que se podían comer y quedaba un puñado como esto —dijo Francisca mostrando la mano cerrada y temblorosa.
— ¿Has oído, Javi? —interrumpió su padre—. Judías con gusanos para cenar. ¿Qué te parece?
Javi, que para comer tenía que estar jugando con los muñecos de Spiderman o si no no comía, puso cara de asco. Andrés también iba a decir algo, pero las otras voces fueron más fuertes.
—Callaos ya. Dejad que hable la abuela.
—Pasamos mucha hambre y mucha miseria, mucha necesidad. Una mañana me levanté y no había comida, como no la había habido el día antes. Mi madre estaba sentada al lado del puchero, pero no había nada dentro, las pajas estaban apagadas. Yo lo sabía, pero de todos modos me senté a la mesa, esperando que ella trajera algo…

La voz de la abuela se quebró. Estaba a punto de echarse a llorar.

—No se fatigue, abuela.
—Cuántas penas.
—Para que nos quejemos ahora.

Y el murmullo de voces que poco a poco volvían a lo suyo y no querían saber nada de calamidades pasadas fue creciendo.

—Mi madre se levantó, cogió la toquilla y se echó a la calle —dijo Francisca recuperando la fuerza, imponiéndose sobre las otras voces—. Volvió al cabo de un rato y traía una hogaza entera de pan. Lo puso encima de la mesa y dijo: «Come, come hasta que te hartes». Me comí más de la mitad, todavía recuerdo lo bueno que estaba, caliente, recién hecho. Le dije: «¿Tú no quieres?» deseando que dijera que no, aunque la tripa me dolía de comer tanto y tan deprisa. Ella dijo: «No puedo. Me da asco».

La abuela Francisca siempre estaba callada, apartada en su rincón, los más jóvenes se habían acostumbrado a verla como algo querido, pero poco más que parte integrante de la decoración de la casa de la abuela Pilar. No entendían por qué de repente se empeñaba en recordarles un pasado que había quedado atrás hacía mucho, mucho tiempo.
Pero Francisca se entendía.

—Mi madre se hizo puta aquel día para darme de comer. Tuvo que dejar que el del racionamiento le hiciera las marranadas que le diera la gana para traer a casa aquella hogaza de pan. Y tuvo que callar y aguantar que la gente la señalara y hablase a sus espaldas. Y cuando fui moza, los hombres me buscaban y, como mi madre era una puta, decían que yo lo sería igual y uno que llamaban el Fino casi me desgració cuando tenía catorce años. Gracias a mi madre que llegó en ese momento y le atizó con la badila del brasero y le hizo una brecha en la cabeza y luego él casi la mata, que tuve que llamar yo a los guardias, y a él le dejaron libre y a mi madre se la llevaron al cuartel y no la soltaron hasta el día siguiente. Y yo te digo, hija, yo te digo —repitió Francisca dirigiéndose a Nuria—, que no quiero para vosotras lo que tuvimos que pasar las demás, que no aguantéis a un hombre porque os haga falta su comida o su dinero, que estéis con quien queráis, pero que sea por gusto, no por necesidad ni por miedo. Y que ojalá llegues a mis años y tengas que explicarle a tus nietas lo que era ese miedo porque eso querrá decir que ellas no lo conocieron.

La mesa estaba en silencio, la mano de Pilar sujetaba la de su madre. Francisca estaba muy emocionada, igual que sus hijas y que la misma Nuria, y también Vero, que perdonó un poco a su hermana que siempre acaparase toda la atención.

—Vamos a conseguirlo, abuela. Ya verás —dijo Nuria.
—No, yo ya no lo veré. Pero tú sí y vosotras —dijo dirigiéndose a Vero y a la chiquitina, Cristina, que dormía en brazos de Julia.
—Vamos a brindar por eso —dijo Raúl para recuperar la iniciativa. Estaba acostumbrado a ser quien llevara la voz cantante en las reuniones familiares, pero aquel día la situación se le había ido de las manos. No sabía si le habían dado la comida a su madre o aún estarían a tiempo de arreglarlo—. Y por la abuela Pilar, que para eso es su cumpleaños.

—No, no. No brindéis solo por mí —dijo Pilar espantando el nudo de lágrimas que tenía en la garganta—. Brindad por todas, por todas las mujeres de esta familia.
— ¿Y nosotros qué? —se quejó su marido—. Brindad también por nosotros.
—A vosotros ya os tocará otro día —dijo Pilar sin ceder.
—Venga, por nosotras —dijo Julia alzando la primera la copa.

Se oyeron más protestas, preguntas de si se podía brindar con Coca Cola, alguien descorchó una botella de cava y el estruendo y los gritos de susto sobresaltaron al bebé que se despertó.

—Por las mujeres empoderadas —dijo Raúl.
— ¡Por nosotras! —dijeron ellas a coro.

Hubo risas, besos, abrazos… Vero y Carlos trajeron la tarta de cumpleaños, Pilar sopló las velas y llovieron los regalos. El suelo quedó lleno de papel de colores y lazos, sobre la mesa aparecieron un bolso, dos pañuelos, un perfume, un robot aspirador… El salón se fue despejando. Los hijos de Carmen se marcharon pronto, Andrés había cogido por banda a su cuñado Jesús y le explicaba lo bien que marchaba su nuevo negocio, Teresa salió al balcón a fumar tranquila un cigarrillo, las nueras de Pilar se ponían al día en la cocina y Raúl animaba a Vero y Carlos a dejarse de tanta red social y les proponía llevárselos ese verano a Roma si prometían olvidar el móvil en casa.

En una esquina del salón, Nuria conversaba con su bisabuela. Francisca hablaba en voz baja desde su sillón junto a la ventana y Nuria asentía con las pupilas brillantes y liquidas.

En la mesa, Carmen y Pilar tomaban un café mientras dejaban que el lavavajillas se encargase de los cubiertos y los platos, ignorando los ronquidos ocasionales de Tomás, que dormía la siesta en el sofá.

— ¿Tú sabías lo de la abuela?
—Qué va, madre nunca me dijo nada. ¿Y tú?
—A mí tampoco, pero algo había oído —reconoció Carmen.
— ¿Y eso?
—Me lo contó Benito, el marido de Asunción, la prima de madre, que en Villafranca lo sabía todo el pueblo y que las mozas no se juntaban con madre para que no les echaran la misma fama.
— ¿Y me lo cuentas ahora?
— ¿Y cuándo querías que te lo dijese? Menudo plato de gusto enterarte que tu abuela era puta. Además, Benito siempre fue un correveidile y un liante. Le pregunté a Asunción y me dijo que no sabía nada de eso, que ella nunca le había vuelto la cara a madre.

Pilar calló. Ellas no se habían criado en Villafranca. Cuando sus padres se casaron, se fueron a vivir al pueblo de Sebastián. Las pocas veces que vino de visita algún miembro de su familia, su madre lo recibió y lo atendió con toda la dignidad que permitían los escasos medios de entonces. Pero, si hacía memoria, le parecía recordar el gesto serio y el golpe seco con el que se cerró la puerta cuando la prima de su madre vino a verlas.

—Tenías que habérmelo dicho. Me habría gustado saberlo —dijo Pilar.
—Eso lo dices ahora, porque si hubieses estado en mi lugar, con Benito rebozándomelo y la prima Asunción sin decir una palabra… Menuda vergüenza.
—La habríamos defendido.
— ¿Y de qué habría servido? Eran otros tiempos. Esto que te digo pasó… Date cuenta, era Juanjo pequeño y David no había nacido.

Pilar no insistió. Había sido un día largo con los preparativos de la comida, tanta gente metida en un piso de ochenta metros, y eran setenta años los que cumplía. La gente joven no quería complicaciones, Teresa y lo mismo sus nueras le habían dicho que por qué no lo celebraban en un restaurante, que para qué tanto jaleo, pero ella estaba contenta por cómo había ido todo, feliz de tenerlos allí.

Nuria seguía escuchando a su abuela y Carmen se picó. Su madre había sido siempre tan reservada…

— ¿Qué le estará contando?

Pilar se volvió hacia ellas y experimentó una fuerte emoción, mezcla de amor y orgullo por las dos, por la madre y por la nieta.

—No lo sé, pero deja que hablen.


Marisa Sicilia





Este relato está incluido en la Antología de Relatos Todas contamos, que podéis encontrar en Amazon



jueves, 5 de marzo de 2020

Huérfanos de sombra de María Suré



Hannah tiene 86 años y sigue siendo una mujer de armas tomar. Con 7 años subió sola a un tren en Alemania que la alejaría del horror de la guerra pero que la transportó a una vida llena de adversidades donde sobrevivir se convirtió en el reto más difícil. Ahora vive una vida relajada y feliz junto a su hija, pero el pasado regresa para reabrir viejas cicatrices y recordarle que algunas heridas nunca cerrarán.
Toribio odia su vida, ha pensado más de una vez en acabar con la pesada carga que soporta sobre sus espaldas. Pero un día lluvioso y frío, una joven llama a su puerta para pedirle ayuda y, con ella, la vida irrumpe en su casa por sorpresa, dándole un vuelco a su existencia.
Laura se quedó embarazada demasiado pronto. Las circunstancias la llevaron a vivir en Aldeanegra, un pequeño pueblo de la provincia de Salamanca sin apenas habitantes, situado en plena Sierra de Francia. Allí lleva una sencilla vida en compañía de su hijo y Toribio, el abuelo de este, y, contra todo pronóstico, es feliz. El niño ha logrado recomponer los pedazos de unas vidas rotas por el destino, pero la frágil unión de esos fragmentos se resquebraja cuando el pequeño desaparece en extrañas circunstancias.

La autora:



María Suré nació en Salamanca en 1973 pero se trasladó a Valencia a los 21 años, donde reside desde entonces. Estudió Ingeniería Informática y actualmente trabaja como desarrollador de software. Casada y madre de dos niños, compagina su trabajo con la escritura.
Ha escrito 3 novelas: El color del perdón, Proyecto B.E.L y Huérfanos de sombras.




Mi opinión:

La novela se estructura en capítulos con título y fecha, con un narrador omnisciente que nos irá llevando por las diferentes tramas, con dos principales, la que nos cuenta la vida de Hannah, desde un día de agosto de 1939 y la trama actual, en agosto de 2018. Tiene continuos flashback para el resto de las subtramas, que utilizará el narrador para darnos a conocer la vida de los diferentes personajes, no muchos, que conforman esta novela.

La  trama actual,  nos lleva al pequeño pueblo de Aldeanegra a finales de julio de 2018, a la tranquila vida de Toribio, Laura y Marcos. Con capítulos cortos, un lenguaje sencillo y cuidado, abundancia de diálogos y una ambientación que nos ayuda a visualizar a la perfección los escenarios en los que se desarrollan los hechos, la autora consigue crear una atmósfera que nos envolverá durante toda la lectura, con el suspense necesario para convertirla en absorbente.

Las diferentes historias por las que fluye la narración, consiguen confluir en un mismo punto. La autora ha querido «enfocar los conflictos desde el punto de vista de la superación y de la capacidad que algunas personas tienen para rehacerse, por mucho que las adversidades se empeñen en romper sus vidas a pedazos una y otra vez» «Pretende mostrar la verdadera naturaleza del ser humano, su parte más despreciable y primitiva, pero, al mismo tiempo y en contraposición, su lado más noble y generoso».

Secretos, traiciones, amistad, amor y una investigación policial, todo muy cuidado, de verdad, merece la pena leerla.


Almudena Gutiérrez


lunes, 2 de marzo de 2020

Siempre le gustó Chopin...


Siempre le gustó Chopin, el aire melancólico de sus composiciones; los dedos del pianista deslizándose por las teclas como si acariciara algo que le deleitara. Esas teclas, la carrocería de un Bentley, una mejilla húmeda tras deslizarse por ella una lágrima fugaz. Todo eso era capaz de transmitir el pianista —ojos cerrados, expresión plácida— que obsequiaba a la concurrencia reunida en el local con los compases del Nocturno número 2 op.9. En el local al que acababa de entrar el tipo que escrutaba cada gesto, cada movimiento del pianista, no cabía un alma más. Lo mejor de cada casa estaba allí. Ellas, arregladas sin dejar ningún detalle al albur de la improvisación: trajes exquisitos, los labios pintados con ese punto justo de brillantez, la raya de los ojos perfilada con suavidad. Ellos, elegantes, incluso discretos, con el pañuelo asomando lo justo por el bolsillo superior de la chaqueta y las corbatas con su nudo inglés impecable. A ojos del tipo, un decorado rancio en color sepia.

Había pedido un wiski solo mientras escrutaba el panorama. Estaba de paso en la ciudad. Un viaje de negocios, una operación bien saldada, un buen pellizco de dinero para sus socios y para él —una empresa de intercambios comerciales. Sus jefes ponían la pasta y la gestión. Él, la cara bonita y sus modales–. Y la vio. Un estallido de luz resquebrajando la oscuridad. Rubia, pelo recogido y vestido negro ajustado. Sostenía la copa de lo que bebiera —por la forma de la copa sospechó que champaña— riendo las confidencias de un fulano alto y pelo entrado en canas. Pero al fulano le saludó otro tipo de parecida fisonomía y de atuendo casi tan perfecto como el suyo, ocasión que ella, de manera fugaz, aprovechó para echar un vistazo a su alrededor. Un vistazo que, de normal, hubiera abarcado los 180º que podía escudriñar desde su posición, acabó en los 45, quizás 60º; en el punto de la barra donde se encontraba el tipo que venía observándola desde que reparó en ella. Una sonrisa ella, una inclinación de cabeza él, nueva sonrisa de ella, nueva inclinación de cabeza él.

Él se dirigió al camarero y le pidió otro wiski, y también una copa de champaña. Del que bebe esa señorita de vestido negro. Seguro que la conoce. A que sí. Conoce la marca, ¿verdad? Una copa, por favor. Yo se la llevo, no se preocupe, le dijo con la misma suavidad no exenta de seguridad con la que derribaba resistencias en una negociación antes de cerrar un trato.

–Si me sostiene la copa, le puedo encender el cigarrillo —le sugirió él a modo de saludo cuando la vio sacarlo de su bolso–. Luego, si le apetece, se lo puede fumar en la terraza –prosiguió con la mirada puesta en el lugar al que se refirió, a una decena de pasos de distancia de ellos— mientras compartimos esta copa. ¿Qué le parece el atrevimiento?

Una chispa brillante asomó en la mirada de la mujer que el tipo interpretó como una respuesta afirmativa a su propuesta. Sin mediar palabra, se dirigieron a la terraza, abierta al mar que lamía la falda del promontorio sobre el que estaba construido el mejor local de la ciudad.

—Eres… —dejó caer ella.

–Soy, sí.


Hasta allí se oían los ecos del pianista acariciando las teclas del piano. El reflejo de la luna se esparcía con calma por la superficie de un mar plácido. Una noche perfecta para conocerse dos desconocidos y hacer de ella un motivo que recordar para siempre.

Nocturno número 2 op.9. https://youtu.be/9E6b3swbnWg

Víctor Fernández Correas









jueves, 27 de febrero de 2020

LAS LÁGRIMAS DE HAUWA SAMUEL


Acaba de publicarse la última entrega de la detective Yaiza Cabrera con un cierto toque de denuncia social contra el maltrato de mujeres subsaharianas que son secuestradas en sus lugares de origen para ser explotadas en países ricos.

Sinopsis:

En un control rutinario, una patrulla de la Guardia Civil intercepta un camión y descubre en el interior de su remolque, ocultas, a veinte chicas subsaharianas. Todo se precipita en ese momento y el conductor cae abatido por una bala disparada por uno de los números de la patrulla.

Unos meses más tarde, Yaiza Cabrera tiene el encargo de investigar la muerte de Leocadio Huidobro, empresario dueño de la flota de camiones entre los que se encontraba el que se utilizó para el supuesto delito de trata de blancas. La autopsia ha dictaminado que se trató de muerte natural, pero una sustancia encontrada en el cuerpo del finado hace sospechar a los dos hijos que no fue tan natural.

En la lectura del testamento, los dos hermanos se encuentran con que su padre, antes de morir, había adoptado a una joven de veinte años y a un adolescente de nacionalidad nigeriana. Por tanto, la asignación esperada será mucho menor. A esto se suma que el abogado de la empresa recibirá una pequeña parte del legado.

Paralelamente, durante el curso de la investigación, una muchacha es secuestrada de su pueblo, al norte de Nigeria, sufriendo todo tipo de vejaciones hasta que es instalada en España para ejercer la prostitución. ¿Tienen alguna relación estos hechos con la investigación de Yaiza Cabrera? Esta no dudará en meter su nariz en los entresijos de la empresa ya que todo apunta a que alguien la ha descapitalizado poco antes del trágico suceso.

Jóvenes capturadas en su país para ejercer de esclavas sexuales y sometidas a un maltrato inhumano, personas sin escrúpulos que no dudan en traficar con seres humanos amparados por el poder de las mafias, empresarios desaprensivos a los que solo les interesa su lucro personal. Estos son los ingredientes de una novela que no dejará indiferente al lector, por su crudeza, pero también por la sagacidad de una detective irreverente y desenfrenada que se enfrentará a su tercer caso.

¿Quién es la detective Yaiza Cabrera?
Una mujer joven, transgresora e irreverente. Es novela negra para adultos ya que tiene tintes eróticos con contenido femdom (dominación femenina). Ella misma se define en un pasaje de su última aventura como una detective cargada de los tópicos del género detectivesco hasta ahora reservados a los duros del género, siempre hombres.

«Yo soy detective. Y también soy mujer, lo que me diferencia solo en una cosa de los duros de la profesión como Marlowe, Mike Hammer o Sam Spade. Solo en una cosa, nada más. Ellos son hombres, tipos duros con los tópicos propios de su sexo y los de su profesión de sabueso. Y yo no soy hombre, pero he decidido adoptar los mismos tópicos que ellos. Así que me gusta beber, soy malhablada cuando entiendo que la situación lo requiere, me gusta el sexo fácil y me gusta ser dura con los que no me respetan. ¿Es eso un delito?»

Javier Holmes es el pseudónimo utilizado por Javier Rodríguez.

Entre 2016 y 2018 publicó cuatro libros (novela negra) con Penguin Random House. Con la segunda quedó finalista del premio FERNANDO DE LARA (grupo Planeta) en 2016. Más tarde rompió el acuerdo de edición y publicó las cuatro obras con AMAZON. Están basadas en los casos del detective Javier Holmes y su socia indiscutible Marisol Romerales.
A partir de ahí, las siguientes novelas fueron de la detective Yaiza Cabrera;


Bibliografía:

Mi primer gran caso, Por un puñado de vides, Olivas de acero, La arena del tiempo, El primer gran caso de Yaiza Cabrera, Procelosos lodazales y Las lágrimas de Hauwa Samuel.

Si queréis conocer mejor al autor y su obra, no dudéis en visitar su página www.javierholmes.es




miércoles, 26 de febrero de 2020

El archivo de Auras de Teresa Hernández



Ha llegado a nuestra redacción esta novela que se presentará el próximo jueves en la Imprenta Municipal de Madrid.

Sinopsis:

En 2015 Ángela Luján viaja a Nueva York para resolver la herencia de la tía Elisa, una anciana fallecida a causa de un paro cardíaco pocos días antes. Elisa había emigrado a los Estados Unidos en la década de los cincuenta para buscar fortuna. A partir de entonces el contacto que mantuvo con su familia fue escaso y poco se sabía de su vida.

Nada de sus pertenencias tiene valor y el saldo de su cuenta bancaria es modesto; sin embargo, entre sus documentos, Ángela encuentra un anacrónico carné que la identifica como miembro honorífico de la Sociedad para la Conservación de las Auras.

Guiada por su espíritu inquieto, la joven se introduce en un universo desconocido repleto de luces y sombras, una aventura trepidante en la que su único compañero de viaje es un gato.

Si queréis conocer mejor a la autora y su obra, pasaros por su completísima página web http://bhavnika.wix.com/thernandez