martes, 28 de julio de 2020

«La nena» de Carmen Mola


Sinopsis:

Es la noche del fin de año chino, empieza el año del cerdo. Chesca, al mando de la Brigada de Análisis de Casos desde hace un año, ha quedado con Ángel Zárate, pero en el último momento este le da plantón. Aun así, ella sale a divertirse, conoce a un hombre y pasa la noche con él. A la mañana siguiente, tres hombres rodean su cama, a la espera de unirse al festín. Y un repulsivo olor a cerdo impregna la estancia. Después de un día entero sin dar señales, los compañeros de la BAC empiezan a buscar a su compañera. Cuentan con una ayuda inestimable: Elena Blanco, que aunque dejó la policía tras la debacle que supuso el caso de la Red Púrpura, no puede dar la espalda a una amiga. Pronto se darán cuenta de que tras la desaparición de Chesca se esconden secretos inconfesables.

La autora:

Autora y profesora de universidad madrileña que escribe bajo el seudónimo de Carmen Mola.

Su primer libro publicado, La novia gitana, obtuvo un gran éxito de ventas en el panorama de la novela negra. Con él dio inicio a la saga protagonizada por la inspectora Elena Blanco. Con esta novela policíaca la misteriosa escritora Carmen Mola atrapa a sus lectores con una inquietante historia sobre la investigación de un asesinato en una familia gitana.

Mola continúa la saga con La Red Púrpura. En esta ocasión presenta un thriller todavía más extremo sobre la desaparición de un adolescente relacionado con el tráfico de vídeos de muertes en directo. En 2020 publica la tercera parte, La Nena.

Mi opinión.

Cuando leí La novia gitana, me pareció tan duro, tan fuerte la recreación en la maldad humana, la falta de un final cerrado, la poca empatía que me provocó la protagonista, la inspectora Elena Fuentes, borracha de grapa todas las noches y sobria por las mañanas, para resolver casos complicados, que decidí que no leería la siguiente entrega, La red púrpura, dejé que me la contasen.

Cuando se publicó La nena, amigas que conocen mis gustos, me insistieron para que la leyese, con la seguridad de que me iba a gustar, y así ha sido.

Es una novela dura, que me ha reconciliado con Elena Fuentes y con el equipo que la rodea y que me ha parecido, en muchos momentos, como si estuviese escrita por otra persona. No he reconocido a Carmen Mola en la sensibilidad con la que ha tratado algunos temas, en la crudeza sin recrearse o en el perfil más humano de cada uno de los miembros del equipo.

Me ha gustado esta nueva Carmen Mola, ha escrito una gran novela negra, muy ágil, que te atrapa desde la primera página hasta el final que, esta vez sí, lo cierra perfectamente, aunque deje en el aire lo que le pueda ocurrir a alguno de sus protagonistas.

He descubierto lo que es una persona gender fluid, en el personaje de Reyes Rentero, personaje nuevo en el equipo, que parece que ha llegado para quedarse.

Aunque los malos tienen una durísima historia detrás, no he podido empatizar con ellos en ningún momento.

Está escrita de forma que nos imaginemos cada uno de los escenarios, incluidos los más horribles, y suframos lo que ocurre en cada uno de los lugares, del pasado y del presente, gracias a unas descripciones muy visuales.

El libro se divide en cuatro partes con setenta capítulos muy cortos y nos va narrando con un ritmo endiablado la trama principal y las subtramas que va enlazando. Es verdad que el último tercio baja un poco la intensidad y, tal vez, alargue demasiado el desenlace.

Al cerrar el libro, el olor a cerdo, los gruñidos, y la historia del título, volverán a nuestra mente durante varios días, y alguna cosa más que no puedo contar para no desvelar nada. Por cierto, el título no me ha parecido apropiado.

Una novela que gustará mucho a los seguidores de Carmen Mola y a los amantes de novela negra.

Almudena Gutiérrez