miércoles, 8 de junio de 2022

«1984» de George Orwell

Nuestro compañero Víctor Fernández Correas, nos recuerda que, tal día como hoy, se publicó 1984. Nos ha parecido un buen momento para rescatar esta reseña que escribió Mónica Díaz par el número 44


En año 1984 Londres es una ciudad lúgubre en la que la Policía del Pensamiento controla de forma asfixiante la vida de los ciudadanos. Winston Smith es un peón de este engranaje perverso y su cometido es reescribir la historia para adaptarla a lo que el Partido considera la versión oficial de los hechos. Hasta que decide replantearse la verdad del sistema que los gobierna y somete.

Sobre el autor

George Orwell (Motihari, India, 1903 - Londres, 1950), cuyo nombre real era Eric Blair, fue novelista, ensayista y maestro de periodistas. Podría decirse que su breve vida resume los sueños y las pesadillas del mundo occidental en el siglo XX. Nació en la India británica en el seno de una familia de clase media, estudió con una beca en el exclusivo colegio de Eton, sirvió en la Policía Imperial en ultramar (Los días de Birmania, 1934), volvió a Europa, regresó a la Inglaterra rural y empezó allí el ejercicio de la docencia (La hija del clérigo, 1935). Escribió sobre la clase obrera inglesa y la explotación (Que no muera la aspidistra, 1936; El camino a Wigan Pier, 1937), recogió su experiencia de lucha contra el fascismo en la turbulenta Guerra Civil española (Homenaje a Cataluña, 1938), vislumbró en la convalecencia posterior el derrumbe del viejo mundo (Subir a por aire, 1939), colaboró con la BBC durante la Segunda Guerra Mundial, se consagró en el Tribune y el Observer como uno de los mejores prosistas en lengua inglesa (entre su vasta producción ensayística cabe destacar El león y el unicornio y otros ensayos, 1940), fabuló las perversiones del socialismo (Rebelión en la granja, 1945) y llegó a anticipar nuevos tipos de sociedad burocrática e hiperpolítica (1984, 1949). A pesar de su temprana muerte, se le sigue considerando la conciencia de una generación y una de las voces más lúcidas que se han alzado contra toda clase de totalitarismos.

Reseña

Este mes me reseño uno de los clásicos de la narrativa, 1984 de George Orwell. Siempre había tenido pendiente su lectura y, hace unos meses, tras verlo en la estantería de unos amigos, decidí pedírselo prestado para aventurarme en ese mundo distópico creado por Orwell en 1949 y la verdad que ha sido todo un viaje.

La realidad es que el análisis de este libro podría ser infinito por lo que me centraré en los aspectos que me han llamado la atención a mí personalmente. Si bien es cierto que su lectura en algunos de sus capítulos puede resultar algo lenta y pesada, en general, el recorrido que plantea sobre los diversos temas es atractivo y consigue atrapar al lector.

1984 es uno de esos libros que no te deja indiferente y creo que eso es lo que más me ha gustado. A través de sus líneas pone al lector contra la espada y la pared, le hace reflexionar más allá de sus páginas, le obliga a replantearse el mundo en el que vivimos y le abre los ojos en muchos sentidos. Orwell decía tras publicar su novela que no creía que la sociedad que había descrito en el libre necesariamente llegase a ser una realidad, pero que sí creía que podía llegar a existir algo parecido. Ahora, en 2021, más de 50 años después, lo que el escritor planteaba es cada vez menos distópico y más real.

Tras su lectura es imposible no cuestionarse el mundo en el que vivimos y experimentar cierta paranoia sobre lo que plantea el libro, tanto en el plano político como en su parte social y existencialista. Da miedo descubrir como esa sociedad puede llegar a convertirse en un manifiesto de la realidad. Sino lo es ya. Y eso es, cuanto menos, perturbador.

La novela está centrada en una sociedad en la que todo esta bajo el control del Estado, nada se puede hacer sin que el régimen lo sepa y nadie se puede salir de las funciones que le han sido asignadas dentro del sistema. Cada persona está encajada en una categoría a la cual tiene que dedicar su vida, sin salirse de la línea. Cada individuo tiene una función y ese es su único cometido. Así, la forma de conseguirlo es a través de la creación de un ambiente de miedo y opresión, mostrando como nada se escapa al Gran Hermano, ni si quiera los pensamientos. Para ello, la censura, la falsificación, la propaganda y los lavados de cabeza están a la orden del día.

Como «anécdota» diré que, semanas después de terminar el libro, coincidió que empecé a ver la serie de El cuento de la criada y ciertamente me sorprendió la similitud que encontré en ella con la novela. De nuevo otra historia perturbadora con una sociedad distópica de cuyas garras es casi imposible escapar. Este es uno de los numerosos ejemplos de que la influencia de Orwell sigue presente a día de hoy pese a que su novela sigue cumpliendo años. Por cierto, serie muy recomendable.

Por último, me gustaría hacer una mención especial a su final. Siguiendo la línea general del texto puede que no sea el final deseado y ni si quiera es un final feliz, sino que mantiene la coherencia con el resto de la novela y deja al lector con una sensación de pesimismo y falta de esperanzas difícil de superar.

El final rompe con cualquier expectativa en lo que respecta a la rebelión o a conseguir un cambio en el sistema y muestra como la única solución pasa por someterse a él. Concluye, así, lanzando un nuevo mensaje al lector para que, tras cerrar su tapa, continúe con esa reflexión que traspasa las fronteras del papel.

Mónica Díaz





PASAR PÁGINA NÚMERO 52




 

lunes, 30 de mayo de 2022

«Mühlberg» de Víctor Fernández Correas

 


Hoy podréis encontrar Mühlberg en todas las librerías.

Nuestro compañero en la redacción de Pasar Página y amigo en lo personal, Víctor Fernández Correas, ha publicado con la editorial Edhasa un libro en el que lleva trabajando los últimos años, recreando la batalla de Mühlberg. No os voy a contar mucho más porque el próximo día 1 de junio podréis leer la amplia entrevista que le he hecho en la revista y la reseña de mi lectura, ya que tuve el honor de ser una de las lectoras cero aunque, ahora, por supuesto, la volveré a leer, ya con el olor del papel y con las correcciones que se han hecho para mejorarla.

Sinopsis:

«Vine, vi, y Dios venció», tales fueron las palabras de Carlos V tras la batalla de Mülhberg. Porque Mülhberg fue algo más que una batalla: históricamente fue el punto más álgido del imperio, y a la vez el comienzo de la decadencia del emperador.

Comienza esta historia en las riberas del río Elba. Una, ocupada por las tropas imperiales españolas, lideradas por Fernando Álvarez de Toledo, duque de Alba; la otra, por los luteranos, comandados por Mauricio de Sajonia. Y pronto la fuerte corriente del Elba, envuelta entre la niebla, se manchará de sangre. Pero no es ésta sólo la novela de los hechos, crudos, latentes, vivos aún, si no la de personajes inolvidables, más allá de los grandes nombres que han pasado a la Historia: los soldados Cristóbal de Mondragón y su amigo Diego Cubero, que se enfrenta a la muerte con la ayuda de la prostituta Dorothea; Baltasar Carrillo, arcabucero gaditano sediento de matar luteranos, y su compadre, más cabal, Íñigo Mendizábal; el espía Norbert Bachmann, inteligente mercenario, o Barthel Strauchmann, habitante de Mülhberg a quien deberán los imperiales la victoria? Ellos son unos pocos, pero hay muchos más. Y vale la pena conocerlos.

Víctor Fernández Correas se adentra en una época y unos personajes que conoce como si hubiera estado allí y nos transporta al siglo XVI con una fuerza e ímpetu de forma así inconcebible. Con prosa certera, diálogos ágiles y unos personajes vivos como pocos, es Mühlberg una novela que va mucho más allá del género histórico. Una Novela en mayúsculas y quizás la mejor novela sobre la batalla de Mühlberg y sobre Carlos I escrita hasta la fecha.

Así comienza mi reseña: «Esta novela es la historia de una batalla o, mejor dicho, el autor utiliza una batalla para escribir una historia de personajes y sentimientos».

Ya está disponible en librerías y en todas las plataformas digitales y, si queréis que el autor os firme un ejemplar, podréis acudir a la Feria del Libro de Madrid, el sábado día 11 de 11 a 12:30 horas en la caseta de Edhasa.

Almudena Gutiérrez



viernes, 27 de mayo de 2022

«El beso de Thor» de Cristina Vatra

 

Sinopsis

Reina Ezquerra Goodwell necesita urgentemente reordenar su vida. A su mejor amigo, Joe, le encanta la carretera. La solución es perfecta: ambos van a embarcarse en un larguísimo viaje en coche con un objetivo casi imposible: que el último actor que interpreta a Thor en la gran pantalla la bese. ¡Casi nada!

Pero si a su plan se añaden un par de hijos adolescentes, primos repelentes (y no tan repelentes), virus estomacales, clases de conducción con marchas, «highlanders buenorros» y karaokes desastrosos, puede que el trayecto no les resulte tan apacible como habían pensado.

Y es que, a veces, el viaje para reencontrarse con una misma y descubrir a la heroína que todas llevamos dentro puede ser el más maravilloso de todos.

Reina es fuerte, independiente y sexualmente liberada. Hasta que un pequeño contratiempo le desbarata todos los planes.

A Reina le gusta Thor. Bueno, el actor. Mucho. Tanto como para cruzarse medio Estados Unidos en coche en busca de un beso suyo.

Reina, en plena crisis de identidad, necesita organizarse las ideas. Y liarla parda en Las Vegas con sus amigas.

Reina se enfrenta a un montón de dudas, miedos y preguntas. Y, por primera vez en su vida, al amor.

En el camino de Reina hay risas, lágrimas, alegrías, desencuentros... y la maravilla de encontrarse a sí misma.

Mi opinión.

Una novela con tres grandes pilares: la amistad, el amor y la búsqueda de uno mismo, pasando por una profunda reflexión sobre la maternidad. Este recorrido lo hará la protagonista, Reina, en un viaje por carretera, acompañada de su mejor amigo.

No es la reflexión de la maternidad la única de la historia, está llena de ellas, algunas contadas con humor y otras con el dramatismo necesario en cada situación, sin olvidar la ternura.

Cualquier mujer se verá reflejada en algunas de las divagaciones de Reina o de sus amigas, y el público masculino tal vez aprenda algo que le ayude a entendernos un poco mejor.

El beso de Thor es tan solo el pretexto para iniciar esta comedia romántica. ¿Quién no ha querido ser alguna vez la protagonista de un beso de película? Un beso que te haga olvidar todos los problemas y las decisiones a las que nos tenemos que enfrentar cada día.

Los personajes resultan bastante reales, profundiza en ellos casi sin que nos demos cuenta y llegamos a conocerlos bastante bien.

Una trama sencilla, espontánea, que esconde mucho más que una historia de amor. Por cierto, la portada, fresca, sin fotografía de Thor, se agradece mucho.

Una lectura muy agradable que os recomiendo.

La autora:

Cristina Vatra, diplomada Universitaria en Enfermería y Licenciada en Historia, trabajó en investigación y en gestión cultural antes de incorporarse como asistente editorial en uno de los grupos editoriales más importantes de España. Mientras trabajaba con editores, autores, diseñadores, correctores, productores y un montón de compañeros más de los que aprendió una barbaridad, soñaba con escribir una novela algún día. Hasta que ese día llegó y tuvo la enorme suerte de que HarperCollins apostara por ella. El beso de Thor, escrita en su mayor parte en los trayectos en metro de ida y vuelta del trabajo, es su primera novela.

Almudena Gutiérrez



 

martes, 10 de mayo de 2022

«Noches de patatas fritas y cerveza» de Ángeles Valero

A Álex le ofrecen el ascenso con el que siempre ha soñado, pero eso implica mudarse a Tarragona. Aun así, acepta el traslado y se marcha ilusionada. Allí, Álex se reencuentra con Dani y Lucas, dos viejos amigos. Todo podría ser idílico, de no ser porque empieza a sentir una fuerte atracción hacia Dani.

La vida amorosa de Dani ha sido una sucesión de citas sin compromiso, pero Álex despierta en él sentimientos que nunca pensó tener. Se ve atrapado entre la parte que le dice que siga siendo solo su amigo y la que le grita que vaya a por todas, pues entre ellos hay un obstáculo difícil de superar.

¿Podrán Álex y Dani vencer al deseo que está poniendo su existencia del revés o caerán en él? ¿Será una «Noche de patatas fritas» entre amigos la solución a todos sus problemas?

Mi opinión:

Esta historia de gente normal, atrae desde la primera página.

La cena de Dani nos muestra la complicidad entre un grupo de amigos y las citas sin complicaciones. La cena de Álex, una cena, pero qué cena…

¿Quién no ha ido a una cena de amigos de otros, en los que uno se siente desubicado, no le atraen las conversaciones y le parece estar rodeado de falsedad? Unos amigos que no lo son, porque son los amigos de tu marido, que no es lo mismo. La amistad impuesta, rara vez funciona.

Con solo dos capítulos, ya conocemos a los personajes y empieza la historia. No os quiero contar nada porque hay que descubrirla, pero sí deciros que es fresca, amable, con detalles de humor, sin olvidar los celos y la traición y, por encima de todo, la verdadera amistad.

Lo que más me ha gustado es la maestría que ha demostrado la autora con los diálogos. Es una novela de diálogos, buenísimos, tiernos, tristes, cómplices. Llegamos a conocer a todos ellos por sus diálogos, porque no hay descripciones pasivas o innecesarias, la narración es sencilla y directa.

Los personajes muy bien construidos, los principales y los secundarios, todos ellos ocupan el lugar que le corresponde, nadie sobra.

Ópera prima de esta autora que, desde luego, invita a continuar leyéndola.

Me he quedado con una frase que me ha encantado: «Además, ahora no puedes pensar. Tienes el cerebro «orgasmado»

Es, en resumen, una divertida comedia romántica. Os va a gustar.

La autora:

Ángeles Valero (Valencia 1982), es una apasionada de los libros y la escritura. Le encanta viajar a lugares poco conocidos de su tierra y descubrir costumbres, gastronomía, historias o leyendas de la zona para poder plasmarlas en sus novelas. Siempre encuentra una calle misteriosa, un recoveco apartado donde dejar que sus personajes vivan sus historias de amor.



Almudena Gutiérrez


viernes, 29 de abril de 2022

Presentación de «El camino imposible» de Manuel Álvarez-Xago

El pasado miércoles, con una tarde lluviosa y desagradable en Madrid, la librería Le acogió a un público con muchas ganas de compartir un buen rato hablando de una novela diferente, protagonizada por Rómel, El camino imposible.

Presentado por Silvia Fernández, de Roca Editorial y moderado por Rosa Ballarín, que supo poner una nota de humor con sus comentarios,  y que conocía bien la novela para hacerle las preguntas idóneas al autor y dar pie a que nos contase a los asistentes todos los entresijos de su novela.

Rómel, un homenaje al perro de su infancia, su tierra natal, Asturias, el amor, la perseverancia, las personas que se implican más allá de lo que el deber les obliga, la importancia de los abuelos, la fuga de científicos e investigadores y, sobre todo, un perro noble y bueno. Todo esto y mucho más se puede encontrar en las páginas de El camino imposible.

Ya os lo contamos en nuestra reseña, publicada en este mismo blog y podréis conocer mucho más en el próximo número de Pasar Página, en el que le hacemos una amplia entrevista al autor.

Con un lleno memorable del público, la presentación acabó con la firma de numerosos ejemplares.



Almudena Gutiérrez




jueves, 28 de abril de 2022

Cuéntame cómo pasó: Arriba el telón

 

Esta noche podremos ver el capítulo 400 del programa Cuéntame cómo paso, titulado Arriba el telón. Una serie que nos ha acompañado los últimos veinte años de nuestras vidas. Echando la vista atrás, es increíble la de cosas que pasan en veinte años, aunque nos parezca que, algunas, se nos han escapado de las manos con mucha más rapidez de las que nos hubiese gustado.

Esta es la única ficción española de «prime time» que lo ha conseguido y solo tres que la superen en el mundo, creo que se merece que hablemos un poquito de ella.

Dos somos las personas que firmamos el artículo que publicamos en el número 47 de Pasar Página

En el caso de Mónica, ha pasado de ser una niña de siete años que, evidentemente no veía la serie, a ser una periodista con un gran futuro, que ha podido sentir desde dentro como se hace la televisión. En el camino, ha vivido muchas cosas, buenas y malas, como perder a tres de sus cuatro abuelos, pero ha crecido como persona convirtiéndose en una gran mujer.

En mi caso, he visto a mis hijos convertirse en una mujer y un hombre a los que admiro muchísimo, soy abuela de cuatro nietos, he perdido a mis padres, que tantas veces recuerdo viendo algunos capítulos, y estoy cumpliendo el sueño de la periodista que nunca fui, dirigiendo esta revista.

Más de veinte años después, cuatrocientos capítulos, muchas curiosidades, algunas de las cuales os contamos a continuación.

Cuéntame cómo pasó, veinte años después.

Cuánto ha cambiado la forma de ver la televisión desde ese 13 de septiembre de 2001 en el que se asomaba a la parrilla de salida una nueva serie. Ahora son una minoría los que ven las series en su hora de emisión, capítulo a capítulo. Es mucho más cómodo acudir a las plataformas de televisión y ver varios capítulos seguidos e, incluso, toda una temporada en un solo fin de semana.


Pero hace veinte años, los que nos sentamos ante nuestro televisor, pedíamos un rato de diversión después de los dos durísimos días vividos, en los que no habíamos dejado de ver las horribles imágenes que ya quedarían para siempre en nuestra memoria, tras los atentados a las torres gemelas de Nueva York.

Esta nueva serie atrajo la atención de más de cuatro millones y medio de espectadores en su primer capítulo, que comenzó con las palabras de Carlitos que, con la voz en off de Carlos Hipólito, nos decía «En 1968 yo tenía ocho años. Ahora dicen que 1968 fue un año revolucionario y lo fue, por lo menos para mí…»

Ese fue el año elegido para comenzar a contarnos la vida de la familia Alcántara, 1968, y ahí, ya me ganaron como espectadora, porque Carlitos y yo éramos de la misma edad y me iban a ayudar a poner imágenes a mi infancia.

Semana tras semana, la familia Alcántara se fue haciendo un hueco y acabaron la temporada con un gran éxito, aunque nadie podía imaginar entonces que, veinte años después, íbamos a estar hablando de la que ya se ha convertido en la serie más longeva de nuestra televisión y la más premiada.

Haciendo historia, en un principio se iba a llamar Nuestro ayer, pero finalmente se decidieron por Cuéntame, título de una canción publicada en 1968 que cantaba el conjunto de música pop Fórmula V y que servía de cabecera musical de la serie. Precisamente por esta coincidencia, ya estaba registrado, les obligó a modificarlo en 2002 y llamarlo Cuéntame cómo pasó.

Durante estos veinte años, rozando los 400 episodios y a punto de estrenar su temporada número 22, la familia Alcántara no solo nos ha contado su vida, la de su familia, sus vecinos o sus parientes, sino que nos han narrado la historia de España, desde los últimos años del franquismo, el comienzo de la democracia o el frustrado golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, hasta la Expo 92 o nuestras Olimpiadas de Barcelona. Hemos visto desde su salón la llegada del hombre a la Luna, hemos sentido el temblor de las calles con la explosión que acabó con la vida de Carrero Blanco, el horror de unos padres que descubren que su hija es drogadicta, la desolación ante un pronóstico de cáncer de mama, cuando las mujeres que se salvaban eran una excepción, Mercedes Alcántara, al igual que mi madre, fue una de ellas. Pero también el orgullo de unos padres de origen humilde, de pueblo, que ven a sus hijos en la universidad, publicando una novela, presentando un telediario o interpretando un papel principal en un teatro. 

Una serie llena de sentimientos, en los que el poder de la amistad y del amor, están por encima de todo, aunque no les exima de fracasar una y otra vez.


La última temporada emitida, tomaron la difícil y arriesgada decisión de trabajar el argumento con dos líneas temporales, la histórica, como siempre (1992—1993) y la actual (abril de 2020), en la que vivíamos el horror de los días más difíciles de la pandemia.








Antes de que se levante el telón con los nuevos capítulos, en cuyo rodaje se ha celebrado la fecha exacta de este 20 aniversario, el 13 de septiembre, vamos a dar un paseo por eso que no veremos.

Como espectadores, no valoramos la cantidad de tiempo que se dedica a hacer cada minuto de la serie. De esta y de cualquiera. La realidad es que, en cada una de las jornadas, que suelen comprender unas nueve horas de rodaje, únicamente se graban unos cinco minutos de capítulo. Y es que, para cada escena, se necesitan diversos bloques, que implican varios planos que se repiten durante diferentes tomas.

Ya que hablamos de escenas, el poder de la iluminación es otra de las grandes curiosidades. La realidad es que, gracias al trabajo de los eléctricos y del director de fotografía, los decorados se transforman radicalmente. Jugando con las diferentes luces se puede conseguir cualquier ambiente, desde un cálido amanecer a una fría noche de invierno o la recreación de un día a las nueve de la mañana cuando, en realidad, son las nueve de la noche.

Aunque parezca mentira, por su parte de realidad, «Cuéntame», como otras muchas series, cuenta también con efectos especiales. Gracias a ellos, Pinto puede convertirse en ciudades como Nueva York, sus coches pueden recorrer las calles de Madrid o sus personajes pueden estar en un teatro o una sala abarrotados de gente cuando, la verdad, es que apenas hay veinte figurantes. Por no hablar de los días de lluvia cuando no hay ni una nube o los movimientos de los vehículos cuando en realidad están parados. Los figurantes se reutilizan una gran cantidad de veces, pasando desapercibidos a los ojos de la mayor parte de espectadores.

Otra curiosidad es la dificultad de mantener el raccord (continuidad entre dos planos). Para evitar los fallos entre un plano y otro hay que estar atento a decenas de cosas, al texto, a los movimientos de los personajes, al cómo estaban colocados cada uno de los elementos de la escena, el vestuario… Todo ello teniendo en cuenta que, pese a que el espectador lo vea todo en un orden perfectamente cronológico, un día en la ficción pueden ser muchos en la realidad y rodados en distintas semanas o incluso meses.

Por último, hablaremos de los decorados y de cómo el gran trabajo del departamento de arte consigue crear su propio barrio dentro de un polígono industrial. Pasear por San Genaro y cada uno de sus rincones es, cuanto menos, curioso. Lo mismo sucede cuando ves que, donde antes había paredes, ahora estas han desaparecido y se han convertido en la «cuarta pared» o cómo lo que antes era una casa ahora es una iglesia, o lo que era una lujosa habitación de hotel se ha convertido en una antigua buhardilla.

Y es que, al final, nada es lo que parece y hasta el mismísimo detalle conlleva un gran trabajo, todo para que el resultado llegue a los espectadores lo más fiel posible a la realidad. La magia del cine que la llaman. Y oye, ¡que no pare nunca!


Mónica Díaz y Almudena Gutiérrez



Mi encuentro con Elia Barceló: «Muerte en Santa Rita»



Ayer tuve el placer de compartir mesa con Elia Barceló. Eran las once, la autora tenía una apretada agenda, por lo que agradecí muchísimo que me pudiese conceder unos minutos para contestar unas preguntas para una próxima entrevista en la revista Pasar Página.

Los tiempos de la revista no son los mismos que la publicación de los libros, la entrevista se ha producido con la revista cerrada, maquetada y en fase de última corrección, por lo que no podemos publicarla hasta el número 52 que verá la luz el 1 de junio.

Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de contaros que hoy ya podréis encontrar en librerías Muerte en Santa Rita, una novela en la que la autora ha querido homenajear a su tierra y a la luz del Mediterráneo, así como hacer un guiño a Agatha Christie.

Os cuento una curiosidad, cuando estábamos charlando, Silvia Fernández, la jefa de prensa de Roca Editorial, le ofreció a Elia Barceló una copa de cava, el motivo: acababan de fallar el premio Hache 2022 y su novela El efecto Frankenstein (Edebé, 2019), se había alzado con el triunfo.

¿Qué es el premio Hache?

Es el resultado de las votaciones del mayor jurado literario del mundo, compuesto por casi 5.000 jóvenes de tres Cartagenas del mundo (España, Colombia y Chile).

El efecto Frankenstein ha sido la más votada por el jurado compuesto por 278 comités de lectura en los que participaban 1.668 adolescentes de entre 12 y 14 años. Se da la circunstancia de que Elia Barceló, quedó finalista en la primera edición del Premio Hache en 2009

¿Quién es Elia Barceló?

Elia Barceló (Elda, Alicante, 1957). Se la considera una de las escritoras más versátiles de la narrativa española y es una de las autoras de mayor prestigio en el ámbito del fantástico y la ciencia ficción. Ha publicado treinta novelas, realistas, criminales, históricas..., unas para adultos y otras para jóvenes, y unos setenta relatos, en España y en el extranjero.

Ha sido traducida a veinte idiomas con gran éxito de público y crítica, consolidándose como una de las voces españolas más internacionales de la narrativa actual. Es autora de obras de gran éxito como El color del silencio, El secreto del orfebre, Las largas sombras, Disfraces terribles, El eco de la piel y La noche de plata. Ha obtenido numerosos premios. Acaba de serle concedido el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2020 por El efecto Frankenstein. Durante muchos años fue profesora de Estudios Hispánicos en la Universidad de Innsbruck, en Austria. Ahora se dedica a la escritura a tiempo completo.

Muerte en Santa Rita

Hay un lugar donde duermen antiguos secretos olvidados: secretos de amor y muerte, de sangre y huesos. Bienvenidos a Santa Rita.

«¿Y si de verdad había sido asesinato? ¿Quién, en Santa Rita, sería capaz de matar? Y ¿por qué? ¿A quién podía beneficiar la muerte de aquel payaso?

A todos, claro, ese era el problema: que, exceptuando a Sofía, desde el punto de vista de los habitantes de Santa Rita, hombres y mujeres, viejos y jóvenes, como mejor estaba Moncho era justo como estaba ahora: muerto.»

Estamos en Santa Rita, un antiguo balneario, que luego fue sanatorio y ahora es la casa de una escritora anciana hispanobritánica, Sofía (que escribe novelas de misterio con un pseudónimo y novela rosa con otro), donde viven unas cuarenta personas de todas las edades apoyándose unos a otros y trabajando juntos, en un concepto de comunidad cordial.

La protagonista, Greta, sobrina y traductora de Sofía, llega para quedarse una temporada y, a través de ella, vamos conociendo a los personajes de la historia: Candy, secretaria y mano derecha de Sofía; Robles, comisario de policía retirado; Nel y su grupo, estudiantes universitarios; Miguel, profesor de matemáticas ciego; Reme, madre de una mujer maltratada, entre muchos otros.

La llegada de un antiguo amante de Sofía con planes propios para el futuro de la comunidad creará los primeros problemas. Pocos días después de haber vuelto, el hombre aparece muerto en la alberca de riego. ¿Accidente o asesinato? De hecho, casi todos los habitantes de Santa Rita han tenido ocasión y no les habrían faltado ganas de hacer desaparecer a Moncho Riquelme.

Greta y Robles se involucrarán en la investigación y, sin pretenderlo, irán desvelando más secretos y descubriendo más misterios de lo que pensaban.

Como ya os he dicho al comienzo, podréis leer la entrevista y nuestra reseña en un próximo número de Pasar Página, pero os invito a leer la novela.

Almudena Gutiérrez


miércoles, 27 de abril de 2022

«La abadía de los herejes» de Eugeni Verdú

Un explosivo thriller histórico en la línea de El nombre de la rosa de Umberto Eco.

Limoux, año 1379. Tras una enigmática reunión, la Inquisición encarcela sin causa aparente a la familia de un humilde carpintero. El matrimonio es metódicamente interrogado, torturado, procesado y condenado por herejía en base a pruebas hábilmente manipuladas.

Ejean, el hijo mayor del matrimonio, tras su viaje a Toledo y Barcelona, regresa a su pueblo natal, donde obtiene por la fuerza la confesión de tres miembros del Tribunal de la Inquisición que condenó a los suyos y que confirmaría que sus hermanos fueron obligados a ingresar en calidad de oblatos en la abadía de Sant Miquel de Cuixà.

Abrigando la esperanza de encontrarlos, Ejean se trasladará secretamente hasta esa abadía, donde consigue introducirse en ella con la ayuda de un misterioso religioso benedictino.

Dentro de esos muros será testigo de las conspiraciones internas en pos de El legado del diablo, un libro en clave que profetiza el futuro hasta la llegada del fin del mundo.

La incesante búsqueda de sus hermanos le llevará, finalmente, a desvelar la siniestra identidad de quien se hace llamar el Siervo de Dios y la razón última de la intriga urdida para asesinar a sus padres.

Mi opinión:

Nos encontramos ante una historia de misterio, que se desarrolla en el interior de un monasterio en la época de la Inquisición y las guerras papales.

Pero contemos un poco más. En el «antelogium», el autor nos narra cómo llegó a esta historia en un viaje casual a Carcasona, dónde se puso en contacto, por puro azar, con unos documentos que le llevaron a escribir La abadía de los herejes. Durante 40 capítulos cortos y un «epílogus», va tejiendo una historia de secretos, muchos de ellos, inconfesables.

Voy a contar lo que menos me ha gustado. El protagonista, del que nos habla la sinopsis, Ejean, no llega a la abadía hasta la página 190. Hasta ese momento, hemos conocido la historia de su familia, esto es muy necesario, la política del momento, tanto a nivel civil como religioso, que resulta un poco farragosa de entender, y las burradas, y no solo a modo de tortura, cometidas por la Inquisición. Son muchas páginas para que el lector conozca los antecedentes de la historia, se ha recreado demasiado en la exposición hasta llegar al que se supone tema principal de la novela, la investigación dentro del monasterio.

Ya en el interior del monasterio, algunas reflexiones religiosas, mezcladas con la política, resultan un poco excesivas. Hay algunas muy interesantes, pero no todas, como también me parece excesivo el capítulo erótico-sexual.

Me ha gustado cómo introduce al lector en la rectísima vida monacal, que no es tan recta, muy bien contada y ambientada. La investigación del misterio, el desarrollo de los personajes, la mayoría monjes, sus virtudes y sus defectos, y algunos buenísimos diálogos.

La lectura del documento secreto me ha producido un cierto desasosiego con los acontecimientos que nos está tocando vivir, pero eso creo que ha sido fruto de la casualidad y no de una intencionalidad del autor.

No puedo dejar de comentar que el reino catalán no ha existido nunca, a pesar de que en el texto se nombre en dos ocasiones.

Es una buena novela que, aunque  no mantiene el pulso durante toda la narración, por lo que a mí me ha dejado sentimientos encontrados, os recomiendo leer.

Almudena Gutiérrez




jueves, 31 de marzo de 2022

«El cirujano de almas» de Luis Zueco

 


UN JOVEN CIRUJANO SEDIENTO DE CONOCIMIENTO

Barcelona, 1797. Bruno Urdaneta solo tiene doce años cuando llega a la ciudad para trabajar como aprendiz de su tío Alonso, un cirujano veterano y malhumorado que pronto se dará cuenta de que su discípulo posee un don muy especial.

UNA ÉPOCA DE PROFUNDOS CAMBIOS

En un momento convulso en el que los ideales ilustrados se propagan por toda Europa y la sombra de Napoleón se cierne sobre España, el joven protagonista encarnará el nacimiento de la figura del médico moderno, aquel que salva vidas porque estudia el cuerpo del paciente, lo cuida con las manos y entiende su alma.

UN HOMENAJE A QUIENES SE DEDICAN A SALVAR LA VIDA DE LOS DEMÁS.

La huella de un viejo secreto familiar llevará a Bruno de Barcelona a Madrid -donde estudiará en el recién creado Colegio de Cirugía- y finalmente a Cádiz, cuyas calles, durante la guerra de la Independencia, se han transformado en un inmenso campo de batalla. La muerte acecha a un pueblo que se ha convertido en el ejército de todo un país. ¿Puede un médico cambiar el curso de la Historia? Luis Zueco se consagra como un maestro de la novela histórica con esta narración llena de intriga y aventuras que, a través de la epopeya de Bruno Urdaneta, un personaje inolvidable que permanecerá para siempre en el corazón de los lectores, rinde homenaje a la profesión médica.

El autor:

Luis Zueco (Borja, Zaragoza, 1979) es director de los Castillos de Grisel y de Bulbuente, dos fortalezas restauradas y habilitadas como alojamientos con encanto y como sede de eventos. Además, es ingeniero industrial, licenciado en Historia y máster en Investigación Artística e Histórica, miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos y colaborador, como experto en patrimonio y cultura, en diversos medios de comunicación.

Ha logrado el éxito internacional de crítica y público con su fascinante Trilogía Medieval: El castillo, La ciudad y El monasterio, tres novelas que nos llevan a través de adictivas tramas de intriga ambientadas en los escenarios arquitectónicos más importantes de la época medieval. Su novela posterior, El mercader de libros (2020), lo ha consagrado como uno de los novelistas históricos más importantes de nuestro país. El cirujano de almas es su última novela.

Mi opinión:

Lo primero que valoro es una novela histórica es que me enseñe sin que me de cuenta, que la Historia fluya con la ficción inventada por el autor, que no sea un lastre. Todo esto se cumple con creces en esta novela.

La apasionante vida de Bruno Urdaneta será el hilo conductor que utilice Luis Zueco para darnos a conocer la Barcelona de finales del siglo XVIII, las diferencias sociales de la época y la cerrazón de muchos para que las ideas nuevas que venían de fuera, en muchos campos, pero en especial el de la medicina, no se considerasen brujería. De Barcelona a Madrid, el secretismo que rodeaba todo lo relacionado con la cirugía, las autopsias, convertidas en actos teatrales y los partos como tema menor, a pesar de la altísima mortalidad. Por último, el protagonista viajará a Cádiz, tercera ciudad española con colegio de cirugía de la época, narrando la resistencia que opuso la ciudad a la ocupación francesa, en medio de la epidemia de fiebre amarilla.

Dividida en seis partes con ochenta y cinco capítulos muy cortos, y un narrador omnisciente, nos pasea por el final de un siglo y el comienzo de otro, el XIX, en un país muy atrasado si se miran los avances de nuestros vecinos europeos, con una ambientación magnífica. Una época convulsa para España, pero apasionante.

Interesantísimos diálogos, que permiten una lectura muy fluida, una bonita historia de amor, la investigación de unas muertes en extrañas circunstancias, la guerra de la Independencia, la batalla de Bailén, el expolio de obras de arte que hicieron las tropas francesas o la Constitución llamada La Pepa… son solo parte de los hechos que podremos encontrar en esta novela.

Todos los personajes son muy interesantes, pero, entre los secundarios, me ha fascinado Josefa de Amar y Borbón, personaje histórico muy bien enlazado en la historia y que abandera la lucha por los derechos de la mujer.

Es, en conclusión, una buena novela histórica con un merecidísimo homenaje a los médicos.

Almudena Gutiérrez


viernes, 4 de marzo de 2022

«Tus primeras veces conmigo» de Mayte Esteban

 


Diego vivía con una herida; Elora le demostró que toda herida puede sanar.

A Diego Márquez le duele siempre la cabeza y tiene claro que es por culpa de Ángel, su padre. Lleva unos meses imponiéndole una condición: si quiere evitar que ceda a su nueva madrastra las acciones que le corresponden de la empresa familiar, deberá casarse en un breve plazo de tiempo. Algo bastante difícil, porque Diego no tiene el mejor carácter del mundo.

A él esto le parece un disparate, pero necesita salvar su negocio y, desesperado, le propone matrimonio a su empleada de hogar, Elora, convencido de que lo mandará a paseo. Sin embargo, la chica le promete pensarlo si él cumple su propia condición.

Un viaje a Mykonos, un convento, un detective privado medio chiflado, una monja muy particular y un padre angustiado completan esta historia llena de mensajes positivos, de atardeceres y de la luz del Mediterráneo.

 

Mi opinión:

Esta autora nos tiene acostumbrados a introducir en sus historias de amor temas sociales pero, en esta, se ha superado.

La historia de Diego y Elora podría haber sido una más, ejecutivo guapetón y muchacha de una esfera social muy inferior, empleada de hogar, bajita y redonda, que se terminan enamorando. Por supuesto, para llegar al final, pasan muchas cosas, como es lógico, incluido un viaje a Mikonos, tan bien descrito que, al acabar la lectura, nos apetece ir a esa isla en nuestro próximo destino vacacional.

Pero lo que hace esta novela diferente es Elora. Mayte Esteban se ha atrevido con un tema muy complejo: la vida de una niña no querida en su entorno familiar, porque los lazos no implican el cariño, que acabará en pisos tutelados, esos de los que no nos gusta hablar pero que están ahí y que han saltado recientemente a la actualidad. Elora sufrirá tanto que le dejará unas heridas difíciles de sanar, aunque ella pondrá un faro en su vida, porque siempre hay que buscar la luz en la oscuridad.

El tratamiento que Mayte Esteban ha hecho de este tema es tan bueno que, solo por eso, merecería la pena leer Tus primeras veces conmigo. Un perfil psicológico impecable, totalmente realista, consigue que Elora se quede grabada en la memoria como ejemplo de fortaleza, de bondad y de superación.

Cada una de las primeras veces están muy bien narradas, incluidas las sexuales, contándolo todo en su justa medida.

Diego me ha gustado. Los que padecemos de jaquecas o migrañas, sabemos lo invalidante que puede ser un dolor de cabeza y lo que amarga el carácter. No es extraño que, con el mal momento personal por el que atraviesa, sumado a esos horrorosos dolores de cabeza, no sea el mejor jefe y tenga amargadas a secretarias y empleadas del hogar. Resulta un personaje muy real, con el que te encariñas rápidamente.

A lo largo de la historia se tocan otros temas como las adicciones, los engaños, la ambición desmedida y las consecuencias de las malas decisiones, cuando se toman con la ceguera de las pasiones y las vanidades.

Sobre los personajes secundarios, pocos, que rodean a la pareja protagonista, me ha gustado mucho Alicia, de la que habría querido conocer más y el pintoresco detective.

Los diálogos, muy buenos, en esto Mayte Esteban es especialista y la cubierta de las que llaman la atención a primera vista.

Es una historia agradable con un tema de fondo muy profundo. Os invito a leer esta novela porque, sobre todo, merece la pena conocer a Elora.

La autora


Si queréis conocer mejor a la autora, os invito a conocer su blog El espejo de la entrada



Almudena Gutiérrez


lunes, 28 de febrero de 2022

«Últimos días en Berlín» de Paloma Sánchez Garnica

 

Cuando Yuri Santacruz asistió al nombramiento como canciller de Adolf Hitler, no podía imaginar lo mucho que cambiaría su vida en Berlín. Había llegado allí unos meses atrás, después de haber huido, junto con parte de su familia, de San Petersburgo, asfixiados por una revolución que los había dejado sin nada. A Yuri también lo privó de su madre y su hermano pequeño, a quienes las autoridades rusas no permitieron la salida del país.

Ya en Berlín, su sentido de la justicia lo impulsará a defender a un joven comunista agredido por las tropas de asalto de Hitler. Ese día, además, conocerá a su gran amor, Claudia. Su vida dará un giro inesperado, y la que hasta entonces había sido su máxima prioridad, buscar a su madre y a su hermano, será sustituida por otra más urgente en esos tiempos convulsos: seguir con vida.

Una gran historia de amor y guerra, de lucha y supervivencia. Una delicia narrativa.

Cuando el amor y la esperanza son más poderosos que el odio y la furia.

 

La autora:

Paloma Sánchez-Garnica (Madrid, 1962) es licenciada en Derecho y Geografía e Historia. Autora de El gran arcano (2006) y La brisa de Oriente (2009), su novela El alma de las piedras (2010) tuvo un gran éxito entre los lectores. Las tres heridas (2012) y, sobre todo, La sonata del silencio (2014), de la que se hizo una adaptación para una serie en TVE, supusieron su consagración entre la crítica y los lectores como una escritora de gran personalidad literaria. Con Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido, de la que se han publicado cinco ediciones y que se ha traducido para todos los países de habla inglesa, obtuvo el Premio de Novela Fernando Lara 2016. La sospecha de Sofía (2019), que cuenta ya con diecinueve ediciones, ha confirmado una vez más la exitosa carrera literaria de Paloma Sánchez-Garnica.

Con su última novela Últimos días en Berlín, ha sido la finalista del premio Planeta 2021

Esta es nuestra opinión:

La pluma de Paloma Sánchez Garnica nunca defrauda, nos puede gustar más o menos la historia que nos cuenta, pero tiene una narración impecable.

Estamos ante una ficción histórica con una magnífica ambientación y una documentación muy buena que nos traslada a una época complicada.

Yuri Santacruz, el protagonista, nace en la Rusia zarista. La autora nos muestra sus orígenes en el San Petersburgo de 1921, su vida y la de su familia. La revolución rusa dará un vuelco a su vida acomodada y feliz, desde ese momento, nada será fácil para Yuri.

Por nuestros ojos van pasando el Moscú estalinista, el ascenso de Hitler, la guerra civil española y la dictadura posterior, aunque se centrará, sobre todo, en lo ocurrido en Berlín desde 1933, hasta el final de la II Guerra Mundial, en 1945.

A través de un barrio, de sus comercios, muchos regentado por familias judías y de una casa de vecinos, en la que vive nuestro protagonista, podremos conocer los diferentes estratos sociales, las ideologías, la dureza de lo que se vivió allí, narrado con una crudeza que nos encogerá el corazón, porque sabemos que lo que se cuenta es mucho menos grave que lo que realmente ocurrió. Unos personajes con envidias, maldad, egoísmo, adoctrinamiento y miedo, mucho miedo.

Una novela coral, con grandes personajes principales y secundarios muy bien perfilados, con varias subtramas apoyando la trama principal y unos giros argumentales que nos mantienen en vilo durante toda la lectura

Muchos de los acontecimientos históricos en los que ha engarzado su historia de ficción, son muy conocidos y no por eso no dejan de ser muy interesantes. Leyendo ficción histórica se aprende mucha Historia.

Cada capítulo está encabezado con «Los principios de propaganda» de Goebbels y nos hacen pensar lo fácil que es repetir la historia, caer en los mismos errores y da miedo el giro que está tomando la política más reciente.

Y, una vez más, me he revuelto con el trato que se da a las mujeres, no por estar en guerra, sino por el hecho de ser mujeres. En una época en la que podían matarte por decir una palabra que no gustase, tanto en Alemania como en Rusia, si añadías ser mujer, antes de matarte te violaban todos los soldados, no se acordaban de sus madres, sus hermanas, sus esposas, solo eran animales haciendo uso de sus instintos más básicos.

Y a pesar de todo, es un canto al amor, a toda clase de amor y también nos hace reflexionar sobre el poder de la amistad.

Para sobrevivir al horror, hay que tener una fuerte razón para vivir, nuestra vida necesita tener sentido, no podemos perder nuestra dignidad y eso lo plasma Paloma Sánchez Garnica con gran maestría.

No penséis que vais a leer una novela agradable, es cruda, con algún acontecimiento, brutal, pero merece la pena.

Almudena Gutiérrez


Esta reseña se ha escrito en base a una lectura conjunta del grupo de lectura «Leyendo entre amigas» que fue publicada en el número 38 de la revista Pasar Página.

sábado, 22 de enero de 2022

«La bestia» de Carmen Mola

 

Esta reseña nace de una lectura conjunta que hicimos Concha Yunta y Pilar Santamaría del blog ¡Qué bello es leer!, Marina Collazo, Carmen Martín Audouard, Mayte Díaz y Almudena Gutiérrez.

Sinopsis:

Corre el año 1834 y Madrid, una pequeña ciudad que trata de abrirse paso más allá de las murallas que la rodean, sufre una terrible epidemia de cólera. Pero la peste no es lo único que aterroriza a sus habitantes: en los arrabales aparecen cadáveres desmembrados de niñas que nadie reclama. Todos los rumores apuntan a la Bestia, un ser a quien nadie ha visto pero al que todos temen.

Cuando la pequeña Clara desaparece, su hermana Lucía, junto con Donoso, un policía tuerto, y Diego, un periodista buscavidas, inician una frenética cuenta atrás para encontrar a la niña con vida. En su camino tropiezan con fray Braulio, un monje guerrillero, y con un misterioso anillo de oro con dos mazas cruzadas que todo el mundo codicia y por el que algunos están dispuestos a matar.

De manera magistral, Carmen Mola teje, con los hilos del mejor thriller, esta novela impactante, frenética e implacable, de infierno y oscuridad.

Los autores:

Carmen Mola nació en la primavera de 2017, en Madrid, cuando los autores Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero decidieron lanzarse a una aventura de creación colectiva que cristalizó en una primera novela, La novia gitana, a la que seguirían La red púrpura y La nena. A lo largo de estos años, los tres autores han continuado con sus proyectos personales, tanto novelas como guiones.

Jorge Díaz (Alicante, 1962) es autor de las novelas Cartas a Palacio, Tengo en mí todos los sueños del mundo y La justicia de los errantes, entre otras, así como de series de televisión como Hospital Central.

Agustín Martínez (Lorca, 1975) es creador de series como Feria, La luz más oscura o La Caza (Monteperdido y Tramuntana), y autor de las novelas Monteperdido y La mala hierba.

Antonio Mercero (Madrid, 1969) ha llevado en paralelo la escritura de guiones de cine y televisión (Felices 140, Hospital Central, Hache) con la publicación de novelas, entre cuyos títulos se encuentran Pleamar, El caso de las japonesas muertas o El final del hombre

Nuestra opinión:

Nos encontramos ante un thriller histórico que permite al lector pasear por el Madrid de 1834, con una recreación impecable de su vida y sus gentes. La parte más negra la protagoniza un asesino que, ya en las primeras páginas, nos deja intuir la crueldad que nos espera.

Mucho se ha escrito sobre esta novela, no tanto por ella en sí, sino por el premio, el secreto, el fenómeno editorial y quienes se escondían detrás… También se ha puesto encima de la mesa si es o no buena literatura, los anacronismos, los tiempos verbales… Pero lo que es un hecho es que pocos de los que se dedican a reseñar libros, hacen este mismo examen con otras novelas, entre otras cosas, porque no están preparados para hacerlo y con La bestia se han ido copiando unos a otros.

Pero nosotras, a lo nuestro. Nos ha gustado. Hemos encontrado lo que se busca en una novela, intriga, buen ritmo, una trama original, una historia bien contada y un protagonista muy de nuestro gusto, la ciudad de Madrid.

Porque pasearse por ese Madrid ha sido maravilloso, unas calles que conocemos y que nos gustan, tan llenas de historias y de Historia.

El Madrid de 1834, vivía unos días negros con la epidemia de cólera que asolaba la ciudad, y de la que se culpaban unos y otros, muy parecido a lo que estamos viviendo, salvando las distancias. Lo que los ciudadanos vivían intramuros y extramuros, sus penalidades y las diferencias sociales.

Todo cabe en esta trama y está muy bien perfilado, el periodista, el policía jubilado, las niñas que han perdido a su madre, las damas de la alta sociedad que intentan ayudar a los más desfavorecidos, los amores prohibidos, los matrimonios por conveniencia, la madame, la prostitución, perfectamente encajado en unos hechos históricos bien narrados, sin cansar al lector.

Los que conocemos un poco a los tres autores, hemos intentando perfilar, durante la lectura, a cada uno de ellos en las diferentes subtramas y creemos haber acertado, al hilo de las entrevistas que han concedido: Jorge Díaz es el cronista de la época, Antonio Mercero es el más sensible y Agustín Martínez el más negro, aunque no hay duda que habrán aprendido los unos de los otros.

No queremos acabar sin ser sinceras, no todas le hemos puesto la misma nota a la novela, tenemos desde un aprobado pelado hasta sobresaliente, por lo que la media se quedaría en un notable alto.


Reseña publicada en el número 47 de la revista Pasar Página.