miércoles, 19 de diciembre de 2018

La ciudad de los ojos grises de Félix G Modroño





El autor:

 Félix G. Modroño es un escritor vizcaíno, afincado en Villalpando. Tras publicar Villalpando, paisajes y rincones (2002), en homenaje al pueblo zamorano de sus padres, se animó a emprender la aventura de su primera novela, La sangre de los crucificados (2007), protagonizada por el doctor Zúñiga, un peculiar investigador del siglo XVII, que también sería el personaje central de su siguiente obra: Muerte dulce (2009) y de Sombras de agua (2016) Con La ciudad de los ojos grises (2012) cosechó un gran éxito de ventas y el reconocimiento de los lectores. En 2014 obtuvo el XLVI Premio de Novela Ateneo de Sevilla, uno de los más prestigiosos de la lengua castellana, con Secretos del Arenal.


Sinopsis:

Tras varios años viviendo en París, Alfredo Gastiasoro regresa a Bilbao cuando se entera de que Izarbe ha muerto. Su retorno pretende ser el último homenaje a la mujer que amó, pero pronto se convertirá en una pesquisa sobre las inquietantes circunstancias que rodearon su muerte. Alfredo tendrá que enfrentarse a su propio pasado, reviviendo una historia de amor que coincide con la época en que Bilbao pasa de ser una población casi rural a convertirse en una de las ciudades más prósperas del Viejo Continente. Magníficamente ambientada en los primeros años del siglo XX, y a medio camino entre novela negra, el género histórico, el relato sentimental y hasta el de viajes, La ciudad de los ojos grises es, sobre todo, una bella historia de suspense y nostalgia, de amor por una mujer y una ciudad.

Mi opinión:

Lo primero que me atrajo de este libro fue la portada, bonita y evocadora.
Me ha gustado la forma de describir Bilbao, el Bilbao de principios del siglo XX y el que recuerda el protagonista de su infancia, a finales del XIX. La ciudad que ha pasado de ser un pueblo a convertirse en una ciudad próspera, gracias al desarrollo industrial que está transformando la ciudad día a día. Esa ciudad en la que el protagonista ya no se siente en casa.
El autor nos pasea por sus calles, nos lleva a comer a los lugares típicos y nos explica lo que comen, comida rica, de Bilbao.
También he paseado por París, el bohemio y el más moderno con la Torre Eiffel tan recientemente inaugurada en la Exposición Universal de 1900, que está viviendo con temor los comienzos de una guerra europea.
Durante toda la novela se van haciendo saltos en el tiempo para que conozcamos el pasado y el presente de sus protagonistas. En esos saltos se van citando personajes reales, que tienen algún tipo de relación con los personajes ficticios, como Picasso, Unamuno o Indalecio Prieto, entre otros, sin que nos llame para nada la atención su aparición en el texto.
La trama principal, una investigación de asesinato, sirve como hilo conductor para contarnos una historia de amor y desamor, un secreto familiar, ponernos los sentimientos a flor de piel hablándonos de la verdadera amistad, de personas buenas y no tan buenas.
Los personajes están maravillosamente descritos. Izarbe, esa protagonista que está muerta desde la primera página y que, sin embargo, llena toda la historia y Alfredo, el hombre que se enamoró de ella cuando era todavía un chaval y la ha seguido queriendo toda la vida. Alfredo vuelve a Bilbao para despedirla y se encuentra que ella ya no está y su ciudad tampoco.
La narración está envuelta en un halo de tristeza porque conocemos que la bonita historia de amor no puede tener un final feliz, por el cielo gris de Bilbao, por la difícil época en la que se narra la historia y hasta por el epílogo.
Una gran labor de documentación redondean un libro muy difícil de catalogar: histórico, romántico y de intriga, que me ha interesado desde la primera página y cuya lectura he «devorado» en las páginas finales.
Almudena Gutiérrez
Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario